Extrabajadores de Guilford soldaron los portones para evitar más robos y actos vandálicos en la fábrica de Km 8

A raíz del incendio que se registró el miércoles en la planta de la cerrada empresa textil, en Kilómetro 8, exoperarios soldaron ayer los portones para asegurarse que nadie más pudiera ingresar al recinto. Sostienen que lo que se encuentra adentro de la empresa es lo único que tienen para cobrar sus indemnizaciones. Solicitan a la comunidad que nadie se acerque al recinto.

El miércoles por la tarde se registró un incendio en la planta de Guilford, en Kilómetro 8. Todavía se desconoce el motivo del inicio de las llamas, pero los extrabajadores que la empresa dejó a la deriva con su cierre, presumen que el siniestro fue intencional. Es por eso que decidieron soldar los portones del recinto para que nadie pueda ingresar a robar los elementos que se encuentran en el interior o destruir las instalaciones.

En diálogo con El Patagónico, Cipriano Ojeda, dirigente de la Asociación de Obreros Textiles (AOT), agradeció a los bomberos por su rápido accionar para no perder lo que había adentro del edificio.

“Lo que sucedió ayer (por el miércoles) es muy complicado. Los bomberos son unos grandes profesionales y lograron sofocar el incendio muy rápido. Me agarró una desesperación muy grande cuando nos enteramos porque lo que está adentro puede generar que el día de mañana podamos cobrar un dinerito con los compañeros”, afirmó.

“La desesperación mía fue que contra el fuego no se puede hacer nada. Por eso quiero felicitar a los bomberos que actuaron rápidamente y no pasó a mayores. No hubo pérdidas mayores. Pero es muy feo que te digan que se está prendiendo fuego lo único que tenés para cobrar. Hoy en día están en la Justicia pero algún día van a salir. Tarde o temprano llegaremos a concretar algo de dinero”, consideró al referirse a la indemnización que esperan cobrar desde hace tres años.

Ojeda sostuvo que los ingresos a la planta de Guilford son una constante pese a las recorridas que realizan los patrulleros. En consecuencia, los exoperarios soldaron con ayuda de la empresa Petroquímica SA los portones y todas las posibles entradas que pudiera tener el edificio.

“Son los propios trabajadores que soldaron los portones para que no ingrese nadie más. Le pido por favor a la gente que no siga ingresando porque cada día hacen daño y no saben lo que esto significa para nosotros. El día de mañana nosotros estamos esperando a cobrar lo que hay dentro del edificio, que todavía está en pie”, graficó.

“Nosotros no podemos hacer nada porque está en manos de la Justicia, pero muchas veces hemos visto que vienen pibes a romper algo y no tienen dimensión de lo que están haciendo. La gente tiene que entender que no tiene que venir más porque el día de mañana nosotros podemos cobrar lo que hay ahí adentro. Les pedio por favor que no vengan más y que no hagan más daño”, insistió el dirigente gremial.

En este marco, Ojeda aseguró que ya tiene cuatro denuncias en la Comisaria de Kilómetro 8 por los diversos actos vandálicos en la planta de Guilford. “Yo tengo cuatro denuncias en Kilómetro 8 con un compromiso del comisario que las recorridas se hacen. Pero no son suficientes porque siempre se meten y hacen algo. Por eso estamos tapando todos los agujeros en los portones. A los vecinos le decimos que lo que está adentro de este edificio es parte de nuestras indemnizaciones”, afirmó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico