Fabián Paniagua cruzó la vía y se sumó a la pretemporada de USMA

Llegó a Comodoro Rivadavia a los 11 años de Buenos Aires y se formó futbolísticamente en Ferrocarril del Estado, club del cual asegura ser hincha, pero en el arranque de 2018 llegó a préstamo por seis meses al rival del barrio para afrontar por primera vez un torneo Federal C. El vínculo es hasta junio.

por Carlos Alvarez

c.alvarez@elpatagonico.net

A los 23 años, el mediocampista de Ferrocarril del Estado Fabián Paniagua decidió cruzarse de vereda, y sumarse a la pretemporada de Unión San Martín Azcuénaga, el rival de barrio, que afrontará el próximo Federal C a partir del 28 de enero. El juvenil nacido en Colón, Provincia de Buenos Aires, es un agradecido al club ‘ferroviario’ que lo alojó desde los 11 años cuando llegó a la capital petrolera, y asegura ser hincha, pero sintió que era una buena posibilidad cambiar de aire para seguir progresando en su carrera deportiva. Por eso, cuando el DT “Patricio” Hugo Cárdenas le propuso sumarse, se sintió ilusionado, y si bien lo pensó, algo dentro suyo decía que sí, que había que arriesgar.

Fabián llega a USMA un par de minutos retrasado. La siesta se extendió unos minutos, luego de la jornada laboral, y llega con los botines desatados y la campera en la mano. Entra al vestuario donde están sus nuevos compañeros y saluda. En un rato saldrá el colectivo rumbo a Caleta Córdova para continuar con la parte física a cargo del ‘profe’ Matías Marín. Antes de subir y afrontar la exigencia física habla con El Patagónico y admite “hablé con Hugo Cárdenas, me llamó y me invitó a sumarme a los entrenamientos. El me conoce de Ferro. Yo soy hincha de Ferro, y lo hablamos. A mí me generó ilusión venir por una cuestión de que se va afrontar un torneo Federal C, algo que nunca jugué, pero tampoco quería tener problemas en mi club. Se charló, lo hablé con Darío Pritchard (presidente de Ferro), y llegamos a un acuerdo”, sostuvo.

En un barrio donde hay dos clubes, no cualquiera vive la situación de defender los dos colores. Paniagua ha sido uno de los referentes en Ferro en los últimos torneos locales. Comenzó jugando de cinco, y con el correr de las temporadas terminó como delantero, siempre aportando garra y sacrificio porque así lo siente al fútbol, pero también por amor a esa camiseta. Al club que le dio todo cuando llegó de Buenos Aires con 11 años junto a su mamá.

El vínculo con USMA será por seis meses solamente, y a partir de julio volverá a su segunda casa. La primera práctica sirvió para que lo prueben. Se le realizó el test para ver su rendimiento físico, y va por más. “En lo físico me falta todavía, pero vine a sumar, a entrenar a la par de mis nuevos compañeros. El ‘profe’ me hizo el test y acá estamos para otro día más de entrenamiento. El primero me dieron con hacha pero vamos respondiendo bien”, asegura con una sonrisa.

Por último, admite que a él le gusta jugar de cinco, como volante central, y reconoce: “yo en la cancha me gusta jugar de cinco, y adelantado. Lo mío es más ‘rasguñadero’, pero me adapto. He jugado más arriba, pero acá veremos. Vengo a sumar”, y se despide para sumarse a sus nuevos compañeros. Como a los 11 años cuando llegó a Comodoro, Paniagua sabe que tiene por delante otro desafío, y ahí va por más.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico