Fieles honraron al Gauchito Gil

Gran cantidad de fieles de todas las edades se acercaron al santuario, ubicado a tres kilómetros de Caleta Olivia, para expresar su fe y devoción, pidiendo favores y agradeciendo los recibidos.

Caleta Olivia (agencia)

Fieles del Gauchito Gil se reunieron en la tarde del jueves en la ermita ubicada sobre la ruta Provincial 12 que une esta ciudad con Cañadón Seco para rendirle homenaje.

La devoción al gaucho Antonio Mamerto Gil se conmemora cada 8 de enero, fecha que marca el aniversario de su muerte en el año 1878 a manos de la policía, tras ser perseguido por desertor de las filas autonomistas en Mercedes, Corrientes.

Gran cantidad de fieles de todas las edades se acercaron al santuario, ubicado a tres kilómetros de Caleta Olivia, desde las primeras horas del jueves para expresar su fe y devoción, pidiendo favores y agradeciendo los recibidos.

Todos los devotos que llegan al lugar prometen un regreso, ya sea para agradecer el pedido concedido, para renovarlo o para insistir al santo pagano que no olvide ayudarlos.

Antonio Mamerto Gil fue un gaucho perseguido por las autoridades que lo señalaban como desertor, algo de lo que no había dudas, dado que se había negado a seguir formando parte del Ejército de Bartolomé Mitre a la vuelta de la guerra contra el Paraguay.

También se lo acusó de ladrón, algo que es rechazado por sus fieles, quienes aseguran que el Gauchito le quitaba a los que tenían de más para darle un poco a los que no tenían nada.

El Gauchito Gil logró cierta popularidad entre sus paisanos y pasó a la categoría de mito en el momento en que uno de los soldados que lo había capturado le dio muerte, degollándolo, mientras lo tenían colgando de un árbol, porque no sabían muy bien qué hacer con él.

Es que segundos antes de morir, Antonio Gil le aseguró a su verdugo que si antes de volver a su casa rezaba por él, su hijo enfermo terminal se curaría, cosa que finalmente sucedió.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico