Finalmente arrancó el juicio a Correa y otros once por la causa "Embrujo"

Luego de los alegatos de ambas partes, se espera que hoy desde las 8:30 declaren 14 testigos en la Sala 2 de la Oficina Judicial de Rawson. El primero será Juan Carlos Núñez, de la Unidad Anticorrupcion creada por la Procuración General.

Comenzó este martes en la Sala 2 de la Oficina Judicial de Rawson el juicio por la causa conocida como “Embrujo”, la primera que estalló el año pasado, más precisamente el 7 de marzo, poniendo al descubierto graves hechos de corrupción cometidos durante el tercer gobierno de Mario Das Neves.

Juan Carlos Núñez, Marii Nahuelcheo, Luciana Cavalaro, Nicolás Scandizo, Claudia Zafaroni, Sergio Río, Juan Carlos Moreira, Laura Díaz, Enrique Beltrán, Andrés López y Pablo Báez son los testigos de la causa que declararán hoy.

En el inicio del juicio, ayer la sala estaba colmada por representantes de las partes y la prensa pero no hubo público.

Omar López, abogado de Juan Carlos Ramón, fue quien interpuso la revocatoria y pidió la suspensión del juicio que finalmente, después de un cuarto intermedio de 10 minutos, fue rechazado por el tribunal encabezado por el comodorense Alejandro Soñis, quien dio apertura formal del juicio oral y público, después de cinco meses, ya que el mismo estaba previsto para el mes de marzo.

El eltitular de la Unidad Gobernador, Diego Correa, y otros once integrantes están imputados por asociación y enriquecimiento ilícito, lavado de activos, negociaciones incompatibles y fraude a la administración pública.

ASOCIACION ILICITA

A Correa se les imputa haber conformado una red de la que participaban funcionarios a sus órdenes, así como allegados de confianza y familiares, quienes facturaban obras destinadas a Dual Core y Sepat, dos firmas que eran de su propiedad, para enriquecerse de manera ilícita.

También están acusados su mano derecha, Diego Lüthers, Federico Gatica, Natalia Mac Leod, Daniela Souza, Sandro Figueroa, Juan Carlos “Tato” Ramón, Giuliana Mac Leod, Darío Correa, Cristian Gisande, Rubén “Bedo” Reinoso y Jorge Godoy.

Uno de los primeros en hablar fue el abogado Matías Cimadevilla, defensor de Christian Gisande, quien ante el rechazo de la probation le anticipó al Tribunal que planteará la nulidad de todo el debate ante la Corte Suprema de Justicia.

Por su parte el abogado Omar López, defensor de Ramón y de Godoy, reiteró su pedido de suspender el juicio hasta que haya un fallo firme sobre las probation solicitadas previamente.

“El plazo para apelar aún no expiró”, dijo López y afirmó que en 14 años como defensor público “sólo dos veces me pasó estar en plazo para apelar y que el proceso se haga igual. Las dos veces fueron en este caso”.

Tras escuchar los planteos, el Tribunal integrado por Soñis, Ricardo Rolón y Marcela Pérez, pasó a un cuarto intermedio para resolver el tema y finalmente rechazó los recursos de la defensa y el juicio oral y público por fin comenzó oficialmente.

Al reiniciarse la audiencia, el abogado Damián D´Antonio se quejó ante el tribunal de que a su defendida, Daniela Souza, la acusaron inicialmente por 5 hechos pero en el juicio se pretendían agregar otras calificaciones jurídicas y “ahora deberá defenderse de 30. No sabemos cuáles son los otras 25”.

Si bien el planteo de D’Antonio fue rechazado por el fiscal Alex Williams, el tribunal volvió a tomar un cuarto intermedio para analizar el tema, los jueces le dieron la razón al defensor de Daniela Souza, que deberá ser juzgada solamente por los 5 hechos originales por los cuales fue intimada con su calificación original y no por 25 hechos.

EN DETALLE

Posteriormente quedó abierto el debate y los fiscales Alex Williams y Omar Rodríguez hicieron una detallada descripción de los hechos que fueron investigados.

En este sentido dieron cuenta de la trama ideada para que los 12 imputados se hicieran de fondos públicos mediante la creación de las empresas Dual Cuore y Sepat, adquirir propiedades, vehículos y terrenos en distintos puntos de la provincia para finalmente mediante otra empresa creada, Mezeta Consulting, proceder al lavado de los activos.

De esta manera el grupo logró hacerse del dinero suficiente como para comprar siete vehículos en general de alta gama, además de hacerse de terrenos, chacras y propiedades en Rawson, Trelew, Playa Unión y Lago Puelo.

También se refirieron a los cargos contra cada uno de los imputados. Ya en la etapa final de la audiencia, en el alegato de inicio del juicio, con distintos argumentos, uno a uno los abogados defensores se encargaron de destacar que el Ministerio Público Fiscal no podrá probar los hechos que se investigan. En algunos casos incluso anticiparon que solicitarán la absolución de sus clientes.

En el caso de Diego Correa, será acusado como jefe de la asociación ilícita, fraude a la administración pública, negociaciones incompatibles, enriquecimiento ilícito y autolavado de activos. Según los fiscales, Correa durante su paso por Fontana 50 hizo gastos que exceden ampliamente su capacidad económica de acuerdo a sus ingresos. Afirmaron que aumentó su patrimonio en 35 millones de pesos.

Un ejemplo es una membresía en la cadena de Hoteles Iberoestar por más de 28.000 dólares para sus vacaciones, más de veinte viajes al exterior entre 2013 y 2018 y la posesión de 22.500 euros al momento de su detención. De acuerdo a las valuaciones, secuestros en efectivo, documental e informes, Correa “incrementó de manera apreciable e injustificada” su patrimonio durante el tiempo que fue funcionario.

Del resto de imputados, los más comprometidos son Diego Lüthers, acusado de miembro de la asociación ilícita, defraudación por administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública y enriquecimiento ilícito a quien los fiscales consideran “un eslabón esencial en la estructura delictiva”.

El otro es el contador Federico Gatica, a quien le endilgan lavado de activos agravado por habitualidad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico