Flamengo sigue siendo el rey del futsal comodorense

El "Fla" superó en el segundo partido de la serie final a Rotisería Jamemú 2-1 y se consagró pentacampeón de la división Honor, en la Categoría Principal. En el primer juego del sábado se había impuesto 5-2.

En un gimnasio municipal 1 colmado, la final entre Flamengo y Rotisería Jamemú estuvo a la altura del evento. El “Fla” llegó a una nueva definición en la Categoría Principal de Fútbol de Salón de Comodoro Rivadavia y no la desaprovechó ante un equipo que no se guardó nada, pero que no le alcanzó. Jamemú disputó por primera vez una final y fue un digno rival.

Con gol de Pablo Alvarez como arquero-jugador, en el último minuto del segundo juego, los dirigidos por Luis Ramos y Oscar Soto dieron vuelta un partido “chivísimo” ante Jamemú, que dejó el alma en cada pelota, pero no pudo forzar por muy poco al tercer partido, informa el sitio Salonista.

Rotisería Jamemú se brindó al máximo en un primer tiempo casi perfecto, casi únicamente porque no pudo aumentar la diferencia que logró con el contragolpe capitalizado por Julián Bahamonde para el 1-0.

El propio Bahamonde y otras chances de gol no fueron a la red, y en el complemento Flamengo no aflojó la intensidad, con la posesión característica y las variantes tácticas que ofrecía su basto plantel.

Jamemú cerró líneas y no dejó progresar nunca a Flamengo, pero cada vez le costaba más poder crear juego, y el rojinegro monopolizó poco a poco todo el trámite del partido.

La victoria era la carta de Jamemú para un hipotético tercer partido, con Gustavo Vivar, Facundo Mardones y Ezequiel Espinoza armando juego y ordenando la defensa, más el despliegue de Sebastián Sáez, Jonatan Cardozo, Gustavo Scotto y Jorge Lasso, y obviamente la carta de gol de Bahamonde.

Pero a los 15 minutos, Alan Figueroa tocó al pivote Leandro Hourcade y éste asistió a Luciano Vargas para el 1-1; el tetracampeón vio sangre y fue por más.

Flamengo apretó la salida con gran intensidad y lo buscó como durante todo el partido, mientras Jamemú ya buscaba el tercer partido.

Como en la División de Honor en Misiones, la última carta fue la del arquero-jugador, con Pablo Alvarez, que no había tenido casi nada de acción en el juego.

Algunos intentos, hasta el minuto final, donde el disparo de “Poli” Alvarez fue bien direccionado, ante un arquero tapado que no pudo evitar la caída de su valla. En el cierre, arquero-jugador fue para Facundo Mardones en Jamemú, que dejó hasta la última gota de sudor, pero se tuvo que conformar con el subcampeonato.

Flamengo, en un partido para el recuerdo, logró sobre el final, el pentacampeonato a nivel local, para confirmar una vez más que, además de estar entre los mejores 16 equipos del país, es el mejor de todos a nivel local, por proceso, jerarquía y resultados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico