Flujo de capitales y la emisión de deuda en la Argentina y la región

Por Joaquín Berro Madero

El año pasado se caracterizó por un “boom” en los flujos de capitales hacia países emergentes. Según el Institute of International Finance (IIF), 2010 mostró un incremento sustancial de los flujos netos de capital hacia economías emergentes y América Latina no fue la excepción. Asimismo, las estimaciones indican que esta tendencia se mantendrá durante el corriente año.  En este contexto, los países de la región han logrado aumentar significativamente sus emisiones de deuda, recuperándose del impacto de la crisis financiera internacional de 2008/9. El incremento se ha dado tanto en la emisión de deuda corporativa y financiera, como de deuda provincial y soberana.
Respecto del flujo de capitales, el IIF calcula que durante 2010 el flujo neto de capitales privados hacia economías de mercado emergentes alcanzó U$S908 mil millones. Este monto significó un aumento de 50% interanual respecto del flujo neto registrado en 2009. Para este año y el que viene, se espera que la tendencia continúe: se estiman U$S960 mil millones en 2011 y se proyectan U$S1.009 mil millones para 2012.
En particular, los flujos netos de capitales privados hacia América Latina tuvieron un comportamiento similar: de U$S144 mil millones registrados en 2009, se pasó a un pico de U$S220 en 2010 (+53% a/a) y se espera que el flujo se mantenga este año y el que viene.
El fenómeno, tuvo y tiene impacto directo en las emisiones de deuda de Argentina y, también, de los países de la región. Así, habrá que “poner el ojo” sobre la atracción de esos capitales en pos de alcanzar el nivel de inversión que permita mantener el ritmo de crecimiento del producto y amenguar las presiones inflacionarias. Es por esto que  resulta interesante analizar los pormenores de la evolución de las emisiones de deuda, tanto a nivel regional, como local.
Si se analiza la evolución de las emisiones de deuda a nivel regiona  desde 2006 a esta parte --medidas tanto en dólares, como en cantidad de emisiones (cantidad de “deals”)--, se tiene que la misma fue mermando desde 2006 hasta 2008, cuando estallo la crisis financiera internacional. En este sentido, el volumen de deuda colocado cayó un 64%, pasando de U$S37.489 millones en 2006 a U$S13.405 millones en 2008. Adicionalmente, la cantidad de “deals” concertados pasó de 107 a 35 en apenas dos años. Sin embargo, en los años que siguieron las condiciones del mercado financiero internacional, caracterizado por tasas de interés prácticamente nulas, impulsó un significativo re-flujo de dineros frescos hacia países emergentes.

AMERICA LATINA
Latinoamérica no fue --ni es-- la excepción: en 2009 los países de la región colocaron deuda por U$S53.813 millones, muy por encima del pico registrado en 2006. Asimismo, en 2010 el monto de deuda emitido superó en un 50% en volumen el récord del año pasado, ubicándose en U$S80.599 millones; y batiendo también un récord de “deals” cerrados en el último lustro (128).
Cabe aclarar que, del total de emisiones observadas durante este período (2006-2010), la deuda corporativa y financiera ha representado aproximadamente el 70%, marcando un claro rumbo expansivo de las empresas regionales. Asimismo, si se calcula el monto de emisión promedio (total del volumen emitido / cantidad de “deals”) se tiene que ha aumentado un 80% desde 2006 a la fecha, pasando de U$S350 millones por emisión a U$S630 millones, lo que refuerza la hipótesis de un incremento sustancial de los flujos de capitales hacia la región.
Otro dato interesante resulta de analizar cuáles han sido los países con mejor performance durante estos cinco años. Se observa que, tanto México como Chile, han ganado terreno a nivel regional en materia de colocación de deuda. El volumen de deuda emitido por México, representó un 23% del total en 2006 y en 2010 un 32,2%. Por su parte Chile, cuyas emisiones significaban menos del 3% del total regional en hace seis años, en 2010 representaron más del 9%. La emisión de deuda de Brasil, se ha mantenido estable y el vecino país se ha consolidado como el gran protagonista en este sentido: sus colocaciones promedian el 45% del total durante el período 2006-2010 (sobre todo en materia de deuda corporativa y financiera, donde este promedio asciende a 54%).

EN ARGENTINA
A esta altura, resulta oportuno volcarse hacia el análisis de cuál ha sido el papel de nuestro país en este proceso.
Los datos disponibles reflejan que Argentina experimentó un aumento significativo de sus emisiones de deuda entre 2006 y 2007, pasando de U$S1.871 millones a U$S3.575 millones en apenas doce meses (+91%). Este incremento, estuvo motorizado por el aumento en las colocaciones de deuda corporativa y financiera (+140%), ya que la emisión de deuda provincial, incluso disminuyó (-13%).
Sin embargo, durante 2008 la euforia se esfumó casi por completo: solo se emitió deuda por U$S65 millones. En línea con el resto de los países de la región, el año 2009 marcó una interesante recuperación que se vio reflejada en la emisión de U$S950 millones de deuda corporativa. Sin embargo, para 2010 los datos son un poco ambiguos. Por un lado, se tiene que nuestro país emitió deuda corporativa a un nivel levemente inferior al del año 2009 (U$S925 millones), esto es, no se registro un incremento sustancial en este tipo de financiaciones --más vinculadas a la inversión--. Por el otro, las colocaciones de deuda por parte de algunas provincias volvió al ruedo (U$S1.425 millones).
En este contexto, el comportamiento local en materia de emisión de deuda no ha seguido a la performance regional. De hecho, si se toma el cociente entre las emisiones locales respecto al total emitido por los países de la región se observa este último fenómeno. La emisión de deuda local, pasó de representar un 5% del total emitido en la región en 2006 a 12% en 2007, el pico de la serie. Sin embargo, luego de la fuerte caída en 2008 (0,5% del total), no ha logrado recuperar totalmente el terreno perdido. En 2009, la deuda emitida por nuestro país represento aproximadamente el 2% del total regional y, para 2010, se tiene que la emisión local recuperó solo un punto porcentual, aunque se produjo una caída en la emisión de deuda corporativa y financiera que se ubico en 1,6% del total. El dato no es menor si se tiene en cuenta que, de haber repetido en 2010 la performance de 2007 en materia de emisión de deuda corporativa y financiera (récord de 13,2% del total regional), se estaría hablando de una emisión de deuda de este tipo cercana a U$S7.708 millones, frente a los U$S 925 observados el año pasado.
Si bien es muy temprano para hacer estimaciones para el corriente año, la buena performance de los mecanismos de financiamiento a través del mercado de capitales local, hacen pensar que 2011 tiene buenas chances de recuperar el terreno perdido. Pero para eso habrá que esperar.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico