Formalizaron el pedido de suspensión de la jueza Suárez

El Consejo de la Magistratura presentó el miércoles ante el Tribunal de Enjuiciamiento la petición por la que pretende suspender a la jueza Mariel Suárez, la magistrada de Comodoro Rivadavia que intimó con un condenado por homicidio.

El presidente del Consejo de la Magistratura de Chubut, Tomás Malerba, confirmó la formalización del pedido anticipado de suspensión de la jueza de Comodoro Rivadavia, Mariel Suárez. La petición fue presentada el miércoles en el Tribunal de Enjuiciamiento en Rawson.

“El Consejo de la Magistratura votó por unanimidad que la doctora sea suspendida provisoriamente. Este pedido anticipado de suspensión es un antecedente único en la provincia”, explicó Malerba en Cadena Tiempo. Según trascendió, el mismo implicaría que Suárez ya no participe de tribunales de enjuiciamiento y se le descontaría la mitad del salario.

A la jueza Suárez se le endilgan “conductas inadecuadas”, luego de se hicieran públicas sus dos visitas de fin de año al preso Cristian “Mai” Bustos en el Instituto Penitenciario Provincial (IPP) de Trelew. Ella integró el Tribunal que dos semanas antes lo había condenado en Esquel por asesinar al policía Leandro “Tito” Roberts. Votó en disidencia y no apoyó la condena a perpetua.

“A raíz de una comunicación formal dirigida a los Ministros en feria se tomó conocimiento de un encuentro requerido por una jueza penal de la circunscripción de Comodoro Rivadavia y un recluso alojado en dicho centro penitenciario, considerado de alta peligrosidad y recientemente condenado en el marco de un juicio oral y público sustanciado en la ciudad de Esquel”, detallaba el parte oficial del Poder Judicial.

“De los datos comunicados desde el IPP surgen que la jueza habría incurrido en conductas inadecuadas para un magistrado. Las actuaciones se dirigen a dilucidar las circunstancias de dicha reunión entre una magistrada y un condenado, el tenor del encuentro, su extensión en el tiempo y las características del mismo, que puedan implicar violaciones a la Ley de Ética Pública y/o al Reglamento Interno General del Poder Judicial”, concluía el comunicado del Superior.

En dichos encuentros se pudo apreciar que había un trato familiar entre jueza y homicida, el cual incluía abrazos y otras muestras de afecto, además de compartir sandwichs de miga y mate. Posteriormente, Suárez alegaría que lo entrevistaba para un libro en ciernes sobre cómo la Policía de Chubut reprimió a los habitantes de Corcovado en 2009, cuando buscaba a Bustos por el crimen de su hijo. Fue entonces cuando también asesinó al policía Roberts.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico