Francisco realiza el tradicional lavado de pies en una cárcel de menores

El papa encabeza la habitual ceremonia del Jueves Santo. A diferencia de otros años, Jorge Bergoglio eligió el Instituto Penal de Casal de Mármol de Roma, imitando el gesto de Jesús con doce apóstoles en la Última Cena. Hoy llamó a los sacerdotes "a ser pastores con olor a oveja".

El Papa Franciso comenzó el lavado de pies a doce presos de la cárcel de menores, en una ceremonia que se decidió que no sea televisada. Está previsto que una vez concluida la misa el Vaticano difunda imágenes del encuentro.

Esta es la primera vez que un papa oficia la misa del Jueves Santo en un reformatorio de menores y no en la basílica de san Juan de Letrán, que es la catedral de Roma, que le corresponde como obispo de la Ciudad Eterna.

En el reformatorio, que ya visitaron en 2008 Juan Pablo II y en 2007 Benedicto XVI, se encuentran detenidos 46 jóvenes, de ellos 35 varones y once mujeres.

Francisco concelebra la misa con el cardenal vicario de Roma, Agostino Vallini; el capellán del reformatorio, Gaetano Greco; el Sustituto de la Secretaría de Estado ("número tres" del Vaticano), Angelo Becciu, y el secretario del Papa, Alfred Xuareb. También asisten dos diáconos: el colombiano Pedro Acosta y el fraile terciario capuchino de la Dolorosa Roi Jenkins Albuens.

El Papa fue recibido por la ministra italiana de Justicia en funciones, Paola Severino; la jefa del Departamento de Justicia de Menores, Caterina Chinnici; el comandante de la Policía Penitenciaria del reformatorio, Saulo Patrizi, y la directora del mismo, Liana Giambartolomei.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico