Frustrada gestión de vecinas del barrio 2 de Abril en Río Gallegos

Tres vecinas del barrio 2 de Abril de esta ciudad que viajaron a Río Gallegos en representación de las 16 familias residentes en el deteriorado edificio al que se accede por las escaleras 24 y 25, transmitieron a Diario Patagónico su malestar por las frustradas gestiones que tenían previsto realizar en las oficinas centrales del Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda.

Caleta Olivia (Agencia)
A principios de esta semana, los vecinos afectados por las fallas estructurales que presenta el monoblock (el cual días antes tuvo que ser evacuado preventivamente por disposición de los bomberos) se habían entrevistado en Caleta Olivia con el vocal del directorio del IDUV, Pablo Fernández, de quien rechazaron sus propuestas.
Por tal circunstancia decidieron viajar a Río Gallegos para entrevistarse con el presidente del mismo organismo provincial, Marcelo Cufré, aunque sin poder lograr avizorar una solución al problema.

SIN RESPUESTA

Sin embargo, ayer por la mañana, cuando llegaron a esa dependencia, Cufré no se encontraba, como así tampoco el arquitecto Gastón Forneris, por lo cual las vecinas fueron invitadas a ser recibidas nuevamente por Fernández, “algo que rechazamos porque si no nos dio una respuesta satisfactoria en Caleta, tampoco la iba a dar en Río Gallegos”, alegaron las mujeres.
Asimismo contaron que el trato que le dispensaron en el IDUV “fue descortés”, por lo cual optaron por dirigirse hacia la Casa de Gobierno.
Allí hicieron entrega de notas a los secretarios del gobernador Daniel Peralta y del ministro de Gobierno, Gustavo Neyro, a través de la cual planteaban su postura.
Básicamente solicitan que se les otorgue una nueva vivienda ya que, consideraron, reparar el edificio de referencia sería malgastar dinero público y “nadie asegurará que el mismo no se derrumbe”.
”Con tantas viviendas que se construyen, muchas de las cuales son para los amigos o sobrinos de algunos políticos bien nos podrían solucionar nuestro grave problema”, argumentaron.
Finalmente indicaron que “nosotros no queremos que el edificio se convierta en una sala velatoria. Se cae y por ello vamos a tomar fuertes decisiones, por cuanto no descartamos tomar nuestras pertenencias y usurpar las nuevas casas que se están construyendo”, advirtieron.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico