Fueron 14 las muertes por monóxido de carbono en la Patagonia en 2008

Las cifras se desprenden de un balance estadístico de la prestataria en la Patagonia. Los calefactores fueron uno de los artefactos más señalados por la compañía para tener cuidado. Recomendaciones para evitar la intoxicación.

El año pasado murieron 14 personas por accidentes con monóxido de carbono en la Patagonia, según un informe de Camuzzi Gas del Sur. El total de personas afectadas en la región donde tiene concesión la compañía fue de 47, mientras que 33 fueron hospitalizadas.
En todo el país se registraron 50 muertes como resultado de las intoxicaciones con el monóxido de carbono. Los accidentes pueden ocurrir cuando se cuenta con instalaciones deficientes que provoca la combustión incompleta de elementos de distinto origen, como el gas natural.
El informe de Camuzzi indica que los calefactores ocupan el primer lugar de causantes de accidentes con el 34 por ciento del total de los casos. Los calentadores de agua se ubican segundos con el 23 por ciento y las cocinas tienen el 4 por ciento. Otros productos no especificados abarcan el 39 por ciento.
El área de cobertura de la prestataria abarca las provincias patagónicas de Chubut, Río Negro, Neuquén, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Los usuarios se cuentan por 510 mil viviendas y tiene 2.500 kilómetros de gasoductos u 11 mil kilómetros de redes y ramales de distribución.
“El monóxido de carbono proviene de la combustión incompleta de elementos combustibles; es un gas inodoro, incoloro, insípido, no irritante y tóxico. Tiene su origen en el fuego de la madera, el carbón leña, el carbón mineral, el gasoil, el kerosén, la gasolina, el butano, el propano y el gas natural” recordaron desde Camuzzi.
Los síntomas más comunes de intoxicación son dolor de cabeza, mareo, debilidad, náusea, vómitos, dolor de pecho y desorientación. También la ingestión puede provocar desmayos y la muerte. Debido a que la intoxicación es imprevisible y sus síntomas son similares a los de otras enfermedades, se recomienda la prevención.
Los accidentes con monóxido de carbono son evitables. Las recomendaciones de Camuzzi son: controlar la ventilación y el funcionamiento de los artefactos de combustión; verificar las rejillas de ventilación permanente; contratar a gasistas matriculados y solicitar la inspección del personal técnico de la distribuidora local.
Los usuarios deben prestar atención a que los artefactos y aparatos de combustión tengan el sello de identificación del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), que garantiza que se rige con los estándares de seguridad y normativa vigentes en la Argentina.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico