Fusionan Economía e Infraestructura y Seguridad tendrá cartera propia

En total son siete carteras las que contempla la nueva Ley de Ministerios que será enviada en los próximos días a la Legislatura. Un funcionario en ascenso es Federico Massoni y desaparece Hidrocarburos como ministerio.

La nueva estructura diseñada por el Gobierno provincial contará con siete ministerios: Gobierno y Justicia; Economía, Finanzas e Infraestructura; Educación y Cultura; Producción, Industria, Comercio, Ciencia y Tecnología; Salud y Desarrollo Social; Energía y Medio Ambiente; y Seguridad.

En la reunión de Gabinete del lunes el tema central fue la nueva Ley de Ministerios, tal como informó El Patagónico.

Uno de los datos más relevantes es que Infraestructura perderá su independencia y estará bajo la órbita de Economía. El ministro Federico Massoni se desprenderá de Seguridad, que tendrá un funcionamiento separado para darle mayor rango. El Ministerio de Familia y el de Hidrocarburos desaparecen. Esto figura en el borrador al que tuvo acceso diario El Chubut.

“Hay temáticas que no pueden desaparecer, pero tampoco puedo dar detalles. No tengo dudas por ejemplo que el Ministerio de Gobierno y el de Seguridad deben ir por separado. Lo dije cuando asumí, que aceptaba el cargo y la estructura por las crisis económica y financiera que estábamos viviendo, pero entiendo que la seguridad debe tener especificidad, como Salud y Educación”, sostuvo Massoni.

Asimismo, el funcionario anticipó que “nosotros vamos a elevar proyectos de ley de cada una de las carteras, aunque antes lo vamos a consensuar con el gobernador para establecer las prioridades”.

Remarcó que el primer paso que ha dado el Gobierno fue la de remitir a la Legislatura el proyecto de ley de refinanciación de deuda, al que Massoni caracterizó de “muchísima necesidad” y por eso solicitó a los diputados que “actúen con la responsabilidad propia de un funcionario”.

LA DEUDA

El texto del proyecto elevado por Arcioni solicita a la Legislatura que autorice al Poder Ejecutivo “a realizar todo tipo de operaciones de crédito público, para reestructurar la deuda pública mediante la consolidación, conversión, reprogramación, refinanciación o renegociación, en la medida que ello implique un mejoramiento en los montos o plazos o tasa de intereses de las operaciones originales, o permita liberar o cambiar garantías o bien modificar el perfil o costo de los servicios de la deuda o cualquier otra medida que de cualquier modo resulte conveniente a los intereses de la Provincia del Chubut”.

Lo que se desprende del texto firmado por el gobernador chubutense y que preanunciaría la posibilidad de un default –según el portal El Extremo Sur- es la solicitud de habilitación para “el o los convenios necesarios a efectos de refinanciar el saldo adeudado, al 30 de junio de 2019, de los préstamos otorgados mediante los Convenios de Asistencia Financiera-Programa de Convergencia Fiscal, entre el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial y la Provincia del Chubut y sus adendas.

Queda asimismo autorizado a convenir con el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial todas aquellas pautas que permitan la convergencia gradual al equilibrio del resultado primario y de remisión de información fiscal y financiera”.

El final de este articulado vuelve a plantear el tema del “equilibrio fiscal” lo que se vincula estrechamente con la política de ajuste y reducción de gastos de la Administración pública que Arcioni intentó aplicar el año pasado y disparó una conflictividad estatal que se extendió por más de tres meses.

Los vencimientos que Arcioni intenta refinanciar totalizan 1.006 millones de dólares a pagar en los próximos seis años y medio, contemplando vencimientos totales por 775 millones de dólares de amortización de deuda y otros 230,9 millones de dólares por el concepto de intereses.

De esos montos generales, la distribución de los pagos a realizar es la siguiente: 80,4 millones de dólares que deberían cancelarse durante el segundo semestre de este año (51,7 millones de dólares de amortización y 28,7 millones por intereses).

También están incluidos dentro de los vencimientos 125,6 millones de dólares a pagar en el 2020 (71,3 millones de amortización y 54,3 millones de intereses); 170 millones de dólares pagaderos en el 2021 (123,3 millones de dólares en amortizaciones y 46,9 millones en intereses); 155 millones de dólares que se deben pagar en el 2022 (117,8 millones en amortización y 37,6 en intereses); 141 millones de dólares a vencer en el 2023 (113,2 millones de amortización y 28,4 millones en intereses); 128 millones de dólares pagaderos en el 2024 (108,3 millones de amortización y 19,9 millones en intereses); 119 millones de dólares a pagar en el 2025 (106 millones de amortización y 11,5 por intereses); y otros 84 millones de dólares que se deberán pagar en el 2026 (81,2 millones por amortización y 3,1 millones de intereses).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico