Gallardo va por más gloria en el plano internacional

El 23 de noviembre, en Santiago de Chile, River tendrá la chance de volver a consagrarse campeón consecutivo de la Libertadores. El "Muñeco" ya es el DT más ganador a nivel internacional del club, con el gran mérito de haber eliminado por quinta vez consecutiva a Boca en los cruces definitorios.

La Libertadores es en la vida de River una obsesión, tal como cantan sus hinchas desde hace décadas, y el exitoso DT Marcelo Gallardo está a un paso de superar en su ciclo las dos Copas que el club exhibía en sus vitrinas durante toda su historia.

En ese contexto, desde que comenzó a jugarse la Libertadores, fue esquiva para River que recién en 1986 (luego de dos finales truncas, en 1966 y 1976) consiguió dar la vuelta con el recordado equipo de Héctor “Bambino” Veira, que la conquistó por primera vez tras doblegar al América de Cali.

Luego de ese éxito, pasó una década hasta que otro gran equipo, dirigido por Ramón Angel Díaz y con el “Muñeco” con los pantalones cortos en el campo de juego, logró la segunda Libertadores, en 1996, tras doblegar a idéntico rival, el América de Cali colombiano.

Esas conquistas precedidas de sinsabores, recobraron notoriedad en el ciclo de Gallardo, que poco más de un lustro ganó dos Libertadores y está en las puertas de una tercera.

El “Muñeco” fue el artífice en la obtención de las ediciones de 2015, al ganarle la final a Tigres de México, y la más recordada, la de diciembre de 2018, precisamente ante Boca en Madrid, histórica.

En la actual edición, River, el campeón defensor, fue el primer clasificado a la final que se va a jugar el 23 de noviembre a un partido único, que por el momento será en Santiago de Chile, aunque la sede puede cambiar debido a la crisis económica y social que atraviesa el país vecino.

El próximo rival de los “Millonarios” se conocía al cierre de esta edición entre Flamengo y Gremio. Será la segunda vez que River definirá ante un equipo de Brasil el torneo, ya que la primera fue ante el Cruzeiro de Belo Horizonte, en una definición que se estiró hasta el tercer partido y fue derrota en Chile, en 1976.

Gallardo irá por más gloria de la que ya consiguió, al convertirse en el DT más ganador a nivel internacional del club y con el mérito de mayor peso de haber eliminado por quinta vez consecutiva a Boca en los cruces definitorios.

River se quedó con los superclásicos de la Sudamericana 2014, Libertadores 2015, Supercopa Argentina 2018 y las Libertadores de 2018 en la final y la semifinal de 2019.

Además, si logra otra Libertadores será el único DT de River en jugar tres competencias mundiales, ya que va a clasificar al Mundial de Clubes tal como sucedió en 2015 y en 2018 con la chance de lograr la copa del mundo que River sólo ganó en 1986 con el “Bambino” Veira, cuando el formato era diferente y se jugaba ante el campeón de Europa a un único partido.

De todos modos, para llegar a esta final para la que falta un mes, River tendrá preparación y partidos oficiales, ya que debe afrontar una semifinal de Copa Argentina ante Estudiantes de Buenos Aires a mediados de noviembre y cuatro partidos de la Superliga que alguno podría postergarse por la final de Libertadores.

El martes que viene River debe jugar ante Colón de local y para ese encuentro se entrenará desde hoy el equipo de Gallardo. Luego visitará a Aldosivi el sábado 2 de noviembre; el domingo 10 de noviembre recibirá a Central; el 15 será la fecha probable de la “semi” de Copa Argentina y el juego ante el Independiente del 24 de noviembre pasaría al 2020.

En caso de avanzar a la final de la Copa Argentina, la misma se jugaría el miércoles 27 de noviembre, por lo que el equipo de Gallardo estará jugando dos partidos de este tipo en apenas 5 días y luego restarán dos fecha de la Superliga ante Newell’s y San Lorenzo.

Con este panorama, sin suspendidos para la final y con tiempo, Gallardo planificará estos meses de competencia pura recuperando a los lesionados Bruno Zuculini, Cristian Ferreira y Germán Lux -los tres suplentes-, y en especial a Milton Casco, el único que terminó con una sobrecarga muscular en el partido ante Boca.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico