“Ganaron la batalla contra el olvido”

El presidente Néstor Kirchner cuestionó ayer a los jueces que “se hacen los distraídos” en el enjuiciamiento de los autores de crímenes durante la última dictadura militar y cargó duramente contra la Cámara de Casación Penal por demorar causas contra represores.

Córdoba (Télam)
El Jefe de Estado cuestionó el accionar judicial en el discurso que pronunció en Córdoba durante el acto de traspaso al Gobierno provincial del ex centro clandestino de detención denominado «La Perla», que será destinado a un Museo de la Memoria.
«Cuál es el compromiso que tienen algunos integrantes de la Justicia, qué pasa en aquella Cámara de Casación donde están parados hace años juicios que deberían estar en marcha, quiénes son los fiscales de esa Cámara?», se preguntó el jefe del Estado.
Kirchner pronunció un discurso en el que, además de cuestionar severamente a los «jueces que se hacen los distraídos» incluyó una reivindicación a la lucha de las organizaciones de derechos humanos, de quienes dijo que «ganaron la batalla contra el olvido».
El Presidente aclaró que su exhortación a mayor celeridad de la Justicia no puede entenderse como una injerencia en terreno de otro Poder del Estado.
«No estamos invadiendo otro Poder, estamos pidiendo que funcione porque no estamos predicando venganza, estamos pidiendo que funcione la Justicia, esa Justicia que nuestros hermanos, nuestros compañeros no tuvieron», dijo.
Kirchner manifestó luego que «la traba que tenemos es que la Justicia es muy lenta» y aseguró que pese a su empuje «algunos se hacen los distraídos».
«Basta, por favor basta, juicio y castigo, necesitamos que los juicios se aceleren», enfatizó el mandatario.

COBARDIA
Kirchner reiteró además el pedido institucional de «perdón al pueblo argentino por haber demorado tantos años, por la falta de coraje, por la falta de asumir y la falta de valentía de tantos».
Más adelante, se refirió al general retirado Luciano Benjamín Menéndez, símbolo de la represión de Estado en Córdoba, a quien tildó de «cobarde».
«Señor, no te voy a llamar general porque ni eso merecés, señor Luciano Benjamín Menéndez, tené en claro que sos un cobarde, tené en claro que los argentinos saben quién sos y estás escondido en tu casa, tendrías que estar en una cárcel común donde están los delincuentes y los asesinos, como corresponde», añadió.
El jefe de Estado recordó más adelante a Julio López, quien declaró en el juicio contra el represor Miguel Etchecolatz y que está desaparecido desde el 18 de setiembre pasado.
«Ahí está la amenaza, el terror, allí están ellos; a él no se lo llevaron dos o tres distraídos sino los de siempre, y lo tenemos que encontrar vivo por todos los argentinos y su familia como un signo de que podemos dar vuelta este mecanismo perverso del temor para garantizar la impunidad», puntualizó.
Antes de que Kirchner pronunciara su discurso, habló la titular de Abuelas de Plaza de Mayo filial Córdoba, Sonia Torres, quien calificó este nuevo aniversario del golpe militar y la entrega del predio de La Perla como «un día muy importante, muy importante y contradictorio».
La mujer recordó a su hija Silvina Parodi, secuestrada junto a su marido cuando estaba embarazada de siete meses, y reivindicó la lucha de su agrupación durante 30 años de lucha, que permitió recuperar varias decenas de hijos de desaparecidos.
Posteriormente, Emilia Dambra, una representante de Familiares de Desaparecidos, y Silvia Di Toffino, de HIJOS, coincidieron en reclamar la aparición con vida de Julio López.
Dambra recordó al desaparecido dirigente sindical Agustín Tosco, en tanto Di Toffino se refirió a los desaparecidos al asegurar que «después de 31 años la lucha sigue» y que «la vida pudo sobre la muerte y pudo más que la mentira».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico