Garavano consideró que "la sociedad se merece y necesita este debate"

El ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, consultado sobre la despenalización del aborto.

El ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, consultado sobre la despenalización del aborto, consideró que se trata de “un tema de esos que siempre se han escondido y que nunca se han abierto al debate”, y admitió que “la sociedad se merece y necesita este debate”.

“Creo que es muy bueno que el Congreso de un modo transversal, sin importar la filiación partidaria de cada uno de sus miembros, se exprese y pueda debatirse con las distintas aristas”, afirmó.

En este sentido, el titular de la cartera judicial reveló que en el marco del trabajo que se realiza para la reforma del Código Penal, “todos los insumos que se produzcan en el debate del Congreso, y la decisión que se tome, va a ser muy importante para incorporar” en la nueva norma.

Por esa razón, para el ministro, “es muy importante que se dé el debate con la participación de todos los sectores para que el tema quede zanjado y no queden grietas o heridos en la sociedad”.

“Es necesario que se defina algo para que al menos por los próximos veinte años se dé una evolución y no haya que volver a discutir”, sentenció al respecto.

Garavano, por otro lado, reconoció que “el Código Penal genera muchas heridas en el tejido social” y aseguró que “lo que se busca con la reforma es un sistema que nos permita vivir en sociedades más pacíficas y justas”.

También se refirió a la acusación en Brasil contra el director general de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, y consideró que “son temas de una época en la que (el funcionario) no tenía ninguna participación en la política pública y ni siquiera vivía en el país”.

Sobre ese punto, Garavano aclaró que con el nuevo Código habrá penas más severas contra funcionarios corruptos. “La reforma planteará penas más altas para los delitos de corrupción. Lo que viene es un Código Penal con penas más equilibradas”, agregó, considerando que lo que “busca es homogeneidad” y un sistema que “permita vivir en un país más justo”.

“Nuestro país está desequilibrado en materia de procesos penales y por ejemplo la reforma planteará penas más altas para los delitos de corrupción”, adelantó.

Y en este contexto, el ministro planteó también que lo referido a víctimas de delitos es la parte “más olvidada” en el proceso penal.

“La víctima siempre fue la más olvidada en el proceso penal, por eso es necesario generar un equilibrio donde no se trate de mano dura sino de poder poner a la víctima en el lugar que corresponde”, sentenció, remarcando que lo que se busca es que “las víctimas puedan participar en el proceso”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico