Gimena Laffeuillade se queda en la ciudad por la quita de apoyo nacional

"Por más que tenga el apoyo del Ente Comodoro Deportes y Chubut Deportes, no me alcanza para seguir en Buenos Aires", sostuvo la destacada judoca comodorense. En agosto de 2018, el ENARD le sacó la obra social y sobre fines de año, con el anuncio de la venta del CeNaRD, todo se hizo más cuesta arriba para la deportista de la capital petrolera.

Gimena Laffeuillade (22) lo pensó todo el último semestre. Pero la situación era insostenible, dado que la quita de becas por parte del Gobierno nacional desde agosto de 2018 no hizo más que sumar preocupación a los cientos de deportistas del país con proyección internacional.

“Por más que tenga el apoyo del Ente Comodoro Deportes y Chubut Deportes, no me alcanza para seguir en Buenos Aires. Desde los 15 que estaba en Núñez, alquilando un departamento, pero Nación cortó todos los apoyos y llegó un momento que se hizo insostenible mi situación, dado que yo vivía con mi hermana y estaba estudiando el profesorado de Educación Física”, remarcó.

Su decisión de volver fue la única viable. “Mi familia y la gente de Comodoro y Chubut me bancaban, pero para mí ya se me hizo difícil y decidí volver junto a mi familia”, expresó Gimena, quien entrena por el momento en un gimnasio de avenida Rivadavia casi Pensamientos.

En agosto, desde el ENARD le informaron a Gimena que se quedaba sin obra social. Entonces, todo lo referido a la recuperación física corría por cuenta de su bolsillo. Y una lesión de consideración significaba dejarla fuera del circuito competitivo, donde hacía poco se había consagrado campeona argentina en la categoría de hasta 63 kilos.

“Ahora la idea es volver a mi ciudad, quedarme junto a mi familia y, si se puede, seguir promocionando el judo a los más chicos. Sé que voy a extrañar la competencia, porque uno ya estaba en el alto nivel, y que cuando quiera volver va a costar el doble para ponerme a ese nivel”, confesó.

Con el inicio del año, Gimena comenzó trabajando en las Colonias Pre-deportivas Municipales, donde redobló su apuesta por seguir sumando judocas al “semillero” local.

“En las Colonias Pre-deportivas Municipales que se dan en la CAI me tocó hacer una exhibición de Judo y la repercusión fue muy buena, porque muchos colonos se interesaron y querían saber dónde podían comenzar a practicar”, señaló.

En ese punto, la judoca revalorizó la apuesta de las Colonias que llevan adelante el Ente Comodoro Deportes junto a la Dirección de Deportes Municipal, porque es en esos espacios donde surgen los futuros valores del deporte local.

“Yo no sabía que habían Colonias Pre-deportivas. Sólo sabía de las recreativas para chicos de hasta 11 años. Y la propuesta me pareció genial, yo cuando las conocí estaba ‘chocha’ porque me tocó un grupo de trabajo muy bueno”, resaltó.

En el balance, Gimena rescata el fogueo que le dio Buenos Aires, el ir y darse una y otra vez contra la pared. Pero que todo fue aprendizaje. Agradece y valora el apoyo de la gente de Comodoro. Sabe que este impasse no es un “no” rotundo, porque sabe que volverá.

“Por la situación que te conté, por estar lejos de la familia y perderme momentos únicos con ellos, como los cumpleaños, tenía que volver a recuperar cosas. Con la quita de apoyo nacional se pierden muchos talentos. La vida del deportista es muy costosa, no podes estudiar, entrenar y trabajar”, admitió.

Con la mirada hacia adelante, Gimena retorna a Comodoro para promover el judo, terminar su profesorado y prepararse para cuando recupere las ganas de volver a estar en el alto rendimiento.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico