Gimnasia tuvo un debut triunfal frente a Quilmes

El dueño de casa tuvo el ímpetu necesario para superar al marplatense ayer en el Socios Fundadores. Aunque la victoria también se basó en torno a lo errático del rival.

por Angel Romero

a.romero@elpatagonico.net

En un partido intenso y flojo en defensa para el local y errático para la visita, Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia derrotó anoche como local a Quilmes de Mar del Plata por 94-82, en el partido correspondiente al arranque de la 34ª edición de la Liga Nacional de Básquetbol.

El partido, que se disputó en el Socios Fundadores, fue arbitrado por Alejandro Ramallo, Fernando Sampietro y Ariel Rosas, y tuvo parciales por cuarto de juego de 18-20, 45-38 y 71-56.

Jarrid Famous fue el encargado de abrir el marcador y originar dos robos seguidos para que el local tenga un buen comienzo ante el “Cervecero”. Sin embargo, la visita no desesperó. Y a pesar de lucir un juego más aplomado pudo contrarrestar los embates del dueño de casa para mantenerse a punto en el marcador en el desarrollo del primer cuarto.

Gimnasia imprimía velocidad, anotaba desde la zona de la pintura y generaba faltas en la visita para lastimar en el aro rival.

Quilmes comenzó a dejar en evidencia los espacios en la defensa del local. Y si bien pasó al frente por la mínima, no pudo aprovechar las ocasiones por la falta de puntería, y cerrar un cuarto a su favor por 18 a 20. El entrenador del dueño de casa Martín Villagrán mandó al campo de juego a Carlos Buendía, Paul Jesperson y Diego Romero a dos minutos del final para cambiar la historia.

Así, el segundo cuarto comenzó con mayor volumen de juego para el ‘mens sana’, abriendo el tanteador a través de Buendia con triple para revertir a 21-20.

Gimnasia afinó más su juego, y el desarrollo se volvió parejo, con Romero como administrador del balón para comenzar a lastimar desde la zona de 3, y cerrar un 27 a 18 a su favor.

Luego del entretiempo, Gimnasia redobló esfuerzos, buscó la incursión constante en la zona de la pintura para que Quilmes genere la falta.

De la zona de 3, Daniel Hure comenzó a sumar para el anfitrión, estirando la diferencia a diez puntos.

El “Verde” ganó confianza y ancló su juego en las individualidades de Shaquille Johnson para mantenerse al frente en los momentos que el “cervecero” parecía encontrar su juego y achicar la diferencia. De esta manera cerró el tercer cuarto con la máxima diferencia de la noche -15 puntos- respecto del marplatense.

En la definición, el público renovó el aliento para los dirigidos por Villagrán, donde Gimnasia mantuvo el ímpetu. Hure, al igual que Johnson, volvieron a tener presencia fuera de la pintura. Y a falta de cinco minutos, el entrenador comodorense puso a la formación inicial –solo quedó Jesperson- para que el ‘mens sana’ cierre el debut con triunfo en su 29° temporada en la Liga Nacional.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico