Gómez dijo que él no asesinó a Yanina y trató de revictimizarla

El viernes se conocerá el veredicto. El imputado afirmó que no era pareja de la víctima, si no que "era un vínculo amoroso ocasional".

Este lunes se realizaron los alegatos finales en el juicio por el femicidio de Yanina Montes Castro, ocurrido el 29 de agosto de 2020 y que tiene como imputado a Luis Gómez. El viernes se conocerá el veredicto.

Gómez accedió voluntariamente a declarar. ¿Qué dijo? Negó haber tenido participación en el hecho. Sin embargo, en su alegato la fiscal Verona Dagotto aseguró que ha quedado probado a lo largo del debate tanto la materialidad como la autoría del femicidio, postura compartida por la querellante, Olga Figueroa.

En contraposición, la defensora oficial, Lilian Bórquez, requirió la absolución de Gómez. Los jueces Alejandro Soñis, Daniela Arcuri y Jorge Odorisio citaron a las partes el próximo viernes, a las 13, para hacer conocer su veredicto.

En su declaración, Gómez sostuvo que no mantenía una relación de pareja con la víctima, sino que era “un vínculo amoroso ocasional”, acotando que “ella sufría de ataques de ira y pánico y frecuentaba la noche. La noche del 28 de agosto nos despedimos y ya no tuve más contacto con ella”.

Dijo que recién el 3 de septiembre se enteró de su muerte, a través de su hermana y que sabía que “me estaban siguiendo por una denuncia anterior” de Yanina, ya que habían tenido una pelea física “por el robo de alhajas”.

Agregó que luego se conectó con un abogado y “me presento en la Brigada porque no tenía nada que esconder”.

En su alegato, la fiscal Dagotto sostuvo que “todo ha sido confirmado con la declaración del imputado, menos el hecho. La víctima ya el 29 de agosto no contestaba los mensajes; es decir ya estaba sin vida. La autopsia determinó que su deceso había sido cuatro días antes. El imputado era una persona celosa que le revisaba el celular a la víctima, y esta fue atacada cuando ingresó a su domicilio ya que fue abordada y no alcanzó a sacarse ni la campera, ni el morral. A las 3.30 arribó a su casa y fue atacada por su victimario”.

Ratificó que “ha quedado probada la autoría de Gómez por indicios de presencia de este en el lugar del hecho. Fue la última persona que estuvo con la víctima cuando estaba con vida. Hay un video en el que se los ve caminando por avenida Estados Unidos, así como indicios de participación”.

La víctima recibió casi 90 puñaladas y “se ha demostrado que la única persona que tenía confianza con Yanina era el imputado Luis Gómez. Asimismo, existen indicios de personalidad y de conducta precedente por una denuncia de la víctima anterior donde Gómez la había desfigurado la cara. Todos los testigos refirieron las agresiones que sufría la víctima por parte de Gómez y que había una relación de pareja entre ellos. Hubo indicios subsiguientes de conducta ya que se limpió la escena del crimen y la víctima, refirió la forense, recibió más de la mitad de las lesiones en vida, es decir sufrimiento innecesario, ensañamiento”.

El hecho fue cometido mediando violencia de género, consideró la fiscal, ya que “había violencia previa, acoso. Gómez la dominaba y trataba como una cosa. Ella lo perdonaba porque pensaba que iba a cambiar, pero volvía el círculo de violencia”. Por ello solicitó al tribunal que declare a Gómez penalmente responsable del delito de “homicidio agravado por el vínculo, por ensañamiento y por mediar violencia de género (femicidio) en calidad de autor”.

La querella también alegó que ha quedado demostrada la materialidad como la autoría del hecho en cabeza de Gómez, “valorando la condición de vulnerabilidad de la víctima que fallece por una muerte traumática”.

Consideró Figueroa que “el imputado se entrega antes de ser sindicado y mintió en que no tenía celular. La última persona con la que fue vista Yanina fue su agresor que ingresó con ella al domicilio, no de manera forzada; y esa persona es Luis Gómez.

Por ello solicitó que se lo declare responsable de homicidio agravado por el vínculo, con ensañamiento y por femicidio.

La defensora Bórquez, por su parte, expresó que “no existe el crimen perfecto, sino que hay malas investigaciones. Ninguna de las partes acusadoras ha acreditado el estándar que se exige a esta altura del proceso. No se cuestionó los agravantes sino la autoría. No se probó la relación de pareja, sí una relación de carácter sexual”.

Para la abogada del presunto femicida, “estas falencias no permiten afirmar la calidad de pareja y tampoco se acreditó acabadamente la violencia de género, el femicidio, la relación desigual de poder. Claramente no se puede exceder las explicaciones lógicas al valorar la violencia de género. Tampoco se acreditó el ensañamiento. En la escena del hecho hay dos momentos para concluir con la vida y no para generar mayor sufrimiento”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico