Grande Fito

Por Alberto Lamberti
Las declaraciones de Fito Páez referidas al resultado de la primera vuelta  electoral en la Capital  Federal,  motivaron  un  sinfín de críticas por parte  de los  sectores identificados con la oposición a la actual realidad latinoamericana.
Pero la mayoría de los argentinos, los que no nos fijamos en la estupidez de si la Presidenta “es soberbia” o “contestataria”, sino que creemos que lo importante es fijar posición frente a los graves asuntos internacionales, nacionales y provinciales, coincidimos con Fito.
No olvidamos que en plena “liquidación” de nuestra soberanía económica, cuando se retiraba a YPF y a las restantes empresas nacionales, se incrementaba enormemente nuestra Deuda Externa (igual que los militares), mandábamos a través de un decreto presidencial naves al Golfo Pérsico y se fortalecían las “relaciones carnales” con el Imperio, el pueblo de Buenos Aires le dio el voto mayoritario al contador personal de Menem, que encabezaba su lista de diputados nacionales.
Estos que le dieron el voto a Erman González y ahora a Macri, son quienes se molestaron cuando (en 2005) en la Cumbre de Mar del Plata se repudió al genocida Bush, y se defenestró su invento del ALCA.
Estos que votan en contra del “Modelo Nacional y Popular”, nunca toman posición sobre los grandes temas políticos porque:
a) No les importa que en el Medio Oriente las grandes potencias estén masacrando a seres indefensos, que ya hace una década ocupan ilegalmente Irak y Afganistán, sin explicar por qué (tal vez por las armas de destrucción masiva o buscar a Bin Laden).
b) Que Honduras, Colombia, Canadá, México, Australia y todos los países europeos (excepto España) tienen soldados integrando la “coalición internacional” que masacra a mansalva seres humanos, y no toman posición sobre la valiente actitud argentina y del resto de los países sudamericanos de no embarcarse en dicha aventura.
c) Que no opinan sobre la creación de un Banco del Sud en Latinoamérica, y sobre una integración con los países hermanos del continente.
d) Que se sienten “molestos” y preocupados porque (según ellos) no estamos integrados a “las grandes potencias”.
Estos que votaron a Macri y critican a Fito olvidan que él no está solo; que  forma parte de un hermoso espectro nacional integrado por la gran mayoría de los artistas e intelectuales (Teresa Parodi, León Gieco, Víctor Heredia, Feinman, “Carta Abierta”, Susana Rinaldi, Bauleo, Galazzo, Di Meglio, Felipe Pigna, etc., etc.); una lista interminable de forjadores de la cultura y partícipes del accionar social en pro de la redistribución de la riqueza y la defensa de nuestra soberanía económica y política, y a favor de la autodeterminación de los pueblos.
Ellos, los que critican a Fito, nunca hablan de esto; se limitan a criticar temas sin trascendencia, y no fijan con precisión cuál es en concreto su planteamiento.
Para concluir, una cita sobre el protagonista de esta nota, rosarino y “canalla”, y que pese a su no participación política, se ve que se preocupa por el acontecer de nuestra vida ciudadana; que tiene la valentía de propalar sus pensamientos y, fundamentalmente, que al igual que la gran mayoría de intelectuales y artistas nacionales, apoya este modelo de “integración latinoamericana” que nos permite sentirnos orgullosos de formar parte de esta querida patria.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico