Grecia suma apoyos en su campaña contra la troika político-financiera europea

La troika es un grupo ad hoc que supervisa la aplicación de los acuerdos de austeridad firmados por Grecia bajo el gobierno anterior y está constituida por el Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, logró ayer un comienzo positivo en su primera gira internacional al obtener del presidente chipriota, Nikos Anastasiadis, una declaración coincidente con su postura de que la troika político-financiera que vigiló hasta ahora los planes de austeridad en Grecia debía ser sustituida.

Tsipras volvió a cuestionar ayer la legitimidad de la troika, y agregó que sustituirla no sólo es bueno para su país sino también para Europa.

De visita oficial en Chipre, el primer ministro heleno resaltó -en una conferencia de prensa conjunta con el presidente de Chipre- que “la troika fue criticada por carecer de legitimidad”, y sustituirla “sería un paso institucional importante para el bien de Grecia y Europa” que, adujo, “necesita un respiro”.

Anastasiadis concordó con Tsipras en que la sustitución de la troika “sería lo mejor para todos los países que están en rescate”.

El domingo, el ministro francés de finanzas, Michel Sapin, destacó en París tras una reunión con su par griego, Yanis Varufakis, que “Grecia necesita un nuevo contrato con sus socios”.

El Gobierno alemán insiste sin embargo en mantener los mecanismos establecidos para el control de los préstamos otorgados a Grecia, a pesar del rechazo de Atenas a la troika.

En rueda de prensa en Berlín, la viceportavoz de la cancillería, Cristhiane Wirtz, ratificó ayer que “no vemos motivo alguno ahora mismo para desviarse de los instrumentos establecidos”.

La portavoz del ministerio de finanzas, coincidentemente, añadió que tales instrumentos y mecanismos son “vinculantes”, de acuerdo con lo establecido en los contratos suscritos y aceptados por todas las partes implicadas.

La troika, un grupo ad hoc que supervisa la aplicación de los acuerdos de austeridad firmados por Grecia bajo el gobierno anterior, está constituida por el Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por su parte, el ministro adjunto griego de reforma administrativa, Yorgos Katrugalos, advirtió en un reportaje publicado en Berlín que “si Grecia quiebra, nadie recuperará nada, tampoco Alemania”, y abogó con ese argumento por la celebración de una conferencia sobre la deuda como la que se organizó en 1953 para el caso germano.

En una entrevista con el diario Bild, Katrugalos insistió en que renegociar la deuda es el camino para que su país avance y también para que Alemania pueda recuperar el dinero que ha prestado.

En sintonía, Tsipras rechazó desde Chipre que Grecia esté buscando una cooperación especial con Rusia o incluso una financiación de este país. Un paso semejante fortalecería a Grecia ante la negativa de sus acreedores a modificar los términos de los acuerdos que, según Tsipras, gatillaron una situación desesperada en su país.

“Estamos en una negociación importante con nuestros socios en Europa y con los que ya han prestado dinero a Grecia. No hay otra prioridad. Nuestra prioridad es un acuerdo con los acreedores para el beneficio de todos”, dijo para recalcar que no “hay nada sobre la mesa” respecto a Rusia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico