Grupallo: “el servicio de guardavidas en Restinga Alí tiene un sector delimitado”

La muerte del adolescente en la playa de Restinga Alí generó que los vecinos de dicho barrio, el mismo día de la tragedia, arremetieran contra el servicio de guardavidas, a quien cargaron responsabilidades por el cuidado de la playa. Por esto, a primera hora de ayer el intendente Martín Buzzi dialogó con el responsable de Comodoro Deportes, Ricardo Fueyo, y el jefe de guardavidas, Roberto Grupillo. Entre otras cosas, el mandatario resolvió implementar a la brevedad alternativas de rescate y de vigilancia en las playas locales durante la época estival.

Roberto Grupallo detalló el modo en que trabajó el servicio de guardavidas ante la emergencia ocurrida el martes en la playa de Restinga Alí, donde murió ahogado un adolescente de 15 años.
“El servicio que se cubre en la playa de Restinga Alí tiene un sector delimitado que va desde la silla que colocó Defensa Civil hace tres años en la zona norte, hasta la restinga que está en la zona sur”, detalló.
Ese es el sector que posee servicio de guardavidas, dispuesto desde el Gobierno municipal. En otros sitios más alejados, la playa está inhabilitada para bañarse, por estar cerca de un desagüe cloacal.
“Son tres los guardavidas que cubren esa playa”, explicó Grupallo, agregando que se debe tener en cuenta que la playa de Restinga Alí es muy amplia, por lo tanto “el número de guardavidas que debiéramos tener en la zona tendría que ser mucho mayor para brindar la seguridad a todos los que se meten en el agua”.
Según el jefe de guardavidas, cada playa que está habilitada tiene un sector de cobertura. “Dentro de ese sector, nosotros estamos con presencia permanente; fuera de ellos, intervenimos sólo en forma de emergencia, y este fue el caso de ayer” (por el martes).
La emergencia motivó que guardavidas de otras zonas llegaran a Restinga Alí. “Seis guardavidas de la Costanera fuimos a ampliar el operativo de emergencia. Destaco esto, porque una de las acusaciones que recibimos de parte de los vecinos era que nosotros no estábamos en el sector o que no hacíamos nada”.  Grupallo describió que los años de trabajo dan cuenta que “no es cierto que no hacemos nada”.
Por otro lado, también explicó la razón por la que se cambió la bandera, pasando de verde a rojo, después del suceso. “En ese momento estaba la bandera verde, que indica el estado del mar en el sector que los guardavidas cubren oficialmente. El mar cambia según los sectores y el color de bandera corresponde a la playa y al sector cubierto”, informó.
Los vecinos acusaron que el color de bandera fue cambiado cuando los guardavidas vieron que llegaba Defensa Civil. “Se cambió el color de bandera porque es la forma de operar en este tipo de situaciones”, relató Grupallo. “Cuando el tercer  guardavidas va al mar y deja sin cobertura la zona que se cubre, se pone la bandera roja en ese momento, porque lo que se indica es que el sector de cobertura oficial está sin guardavidas y se pone la bandera roja para que la gente sepa que hay prohibición de baño”. El jefe de guardavidas insistió: “no hubo nunca intención de cubrir o esconder absolutamente nada”.
Entre otras cosas, se comentó que “los chicos que estaban bañándose no estaban dentro de la zona habilitada”.
Por su parte, Ricardo Fueyo, titular del área de Deportes, explicó: “hay una gran indiferencia por parte de la gente cuando un guardavidas se acerca a decirle que se bañe en lugares establecidos y protegidos. Se torna difícil trabajar porque muchos no les hacen caso y hasta los agraden. Por eso le estamos pidiendo a Prefectura que nos ayude”.
En el caso de Restinga Alí se cuenta con el servicio de tres guardavidas que cubren un sector definido y delimitado, donde los que se bañan pueden ser bien cuidados.
Debido al lamentable suceso, tanto Ricardo Fueyo como Roberto Grupallo, presentaron sus respectivos informes de lo sucedido a la Fiscalía que tomó intervención del caso.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico