Guido 'Ninja' Cannetti: "fue muy difícil comprobar mi inocencia"

"Siempre dije que no había hecho nada malo y confiado en que todo se iba a arreglar e iba a salir adenate", afirmó el peleador argentino luego de una larga lucha para demostrar su inocencia en un caso de dóping.

El argentino Guido ‘Ninja’ Cannetti volverá al octágono de UFC por primera vez en dos años y medio luego de una larga lucha para demostrar su inocencia en un caso de dóping, en una pelea ante el surcoreano Kyung Ho Kang, el domingo en la primera cartelera de 2018 de la organización estadounidense de MMA, en el Scottrade Center de St. Louis, Missouri.

“Siempre dije que no había hecho nada malo y confiado en que todo se iba a arreglar e iba a salir adelante. Fue muy duro económicamente, más teniendo en cuenta como está el país. Ya había gastado la plata que tenía ahorrada en la preparación y fue bastante duro no haber podido ganar la plata de esa pelea. Hoy, lo que pasó es una anécdota y todo eso fue un aprendizaje para estar más fuerte ahora”, contó Cannetti, en diálogo telefónico con Télam desde California, Estados Unidos.

El “Ninja”, tercer peleador argentino en ingresar a la jaula más famosa del mundo, después de Alex Schoenauer y Santiago Ponzinibbio, formó parte del programa de desarrollo de talento de UFC y participó de la primera edición The Ultimate Fighter Latinoamérica (TUF), tuvo que moverse, poner dinero de su bolsillo y asumir la defensa de su caso ante la Agencia Antidopaje de los Estados Unidos (USADA).

“Fue muy difícil comprobar mi inocencia, porque no había forma de analizar los suplementos en el país. Fui al ANMAT, al INTI, a la Facultad de Farmacología y Toxicología y era imposible analizarlos porque no tenían las máquinas necesarias para un análisis de esa clase”, señaló, como comienzo de su agónico periplo de un año.

El marplatense de 38 años debutó en el evento UFC 180, en noviembre de 2014, donde se llevó el bono a la pelea de la noche pese a la derrota ante el mexicano Henry Briones, y consiguió su primera victoria en el UFC 190, en agosto de 2015, ante el brasileño Hugo Viana por decisión unánime.

En noviembre de 2016 volvió a ser programado para enfrentar al mexicano Marco Beltrán, en México, pero dos semanas antes del combate, Cannetti dio positivo de ostarina, hidroclorotiazida, clorotiazida y metabolitos de estanozolol y fue suspendido provisionalmente.

“Le mande un mail a UFC explicando todo y pidiéndole si podían hacer el análisis ellos porque quería comprobar mi inocencia. Cuando fui a mandarlos por una compañía que se encarga de esas cosas, me dijeron que no iban a pasar la Aduana en EE.UU. Viajar solo para llevar los suplementos era un gasto económico enorme para mí, pero por suerte apareció un alumno del gimnasio que es comisario de a bordo de una aerolínea y me llevó los suplementos”, continuó el peleador.

“Tardaron un mes en decirme que los suplementos estaban infectados, pero tuve que esperar dos meses más porque la USADA nos sometió a una investigación a mí, a la compañía de suplementos y al dueño de la empresa. Por suerte se demostró que yo era inocente”, se desahogó.

El domingo, Cannetti volverá a la acción ante Kyung Ho Kang, que tuvo que dejar la actividad para cumplir con el servicio militar obligatorio de dos años que los varones deben hacer en Corea del Sur, su país natal.

“Mi rival es muy bueno. Es alto y largo de brazos. Es muy bueno en jiu jitsu y grappling, así que me vengo preparando en bien esos aspectos en el team Alpha Male”, destacó el radicado en Lanús, que realizó su campo de entrenamiento en Sacramento, en el gimnasio dirigido por el estadounidense Urijah Faber, leyenda de las MMA.

“Espero llevarme la victoria a la Argentina para poder ayudar al crecimiento del deporte en el país. Es el momento del despegue definitivo para la llegada de UFC a nuestro país. Si gano el domingo voy a dar un salto grande en mi carrera y crecerán mis chances de estar entre los primeros diez del mundo”, sentenció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico