Gustavo Caamaño: "necesitamos estar en otra categoría"

El DT de la Comisión de Actividades Infantiles se ilusiona con el gran presente en el torneo local y palpita el Regional. "El objetivo es ascender", aseguró.

La Comisión de Actividades Infantiles es uno de los líderes del Torneo Apertura A de la Liga de Fútbol de Comodoro Rivadavia con puntaje ideal (12), producto de cuatro victorias en igual cantidad de presentaciones (derrotó 3-1 a Rada Tilly, 2-0 a Petroquímica, 7-0 a Unión San Martín Azcuénaga y 2-1 a Próspero

Palazzo).

Su entrenador, Gustavo Caamaño, le comentó a El Patagónico sus sensaciones sobre lo que se está logrando a nivel local, teniendo en cuenta que se viene el Torneo Regional Federal Amateur.

La ilusión de subir al Federal A se refuerza cada vez más en el seno de la CAI, sobre todo en el técnico trelewense, quien defendió los colores “azzurros” desde la época previa al ascenso a la B Nacional, donde también hizo historia. Hoy busca transmitir esa mística.

- Gustavo, arrancaron derechísimos, con el envión de haber jugado la final del Zonal. Es algo que invita a ilusionarse con un nuevo título local después de mucho tiempo, y siempre apuntando a ser protagonistas a nivel regional. ¿Cómo viven este presente?

Estamos bien. Lo más importante es que los jugadores se sienten bien. Estamos conformes con el trabajo que hacemos en la semana y, obviamente, cuando nos toca jugar el fin de semana con el rival que sea, tratamos de ganar. Esperemos que ese sea el camino.

- ¿En qué se destaca la CAI desde lo futbolístico, hoy por hoy?

Tenemos un equipo muy ordenado, no solamente en este torneo sino también en el que pasó. Contamos con jugadores de muy buen pie, rápidos, pero lo más importante es el orden. Todos están haciendo un esfuerzo muy grande para recuperar la pelota y atacamos con mucha gente.

- Tienen jugadores con experiencia y, como siempre, cuentan con juveniles. Hay homogeneidad.

Sí, hay un grupo que en edad es joven, que tiene mucho recorrido en el club y que ahora se siente respaldado por jugadores de experiencia. Además, siempre el club tiene la idea de promover juveniles. El equipo está bastante bien. Sabemos que tenemos que ganar, nos autopresionamos, nos exigimos mucho no solo para ganar, sino para jugar bien. Queremos ser protagonistas en el torneo local y en el Regional.

- ¿Cómo te fuiste adaptando desde tu regreso al club, esta vez como técnico?

Bien. Es un club que conozco mucho. Obviamente, hay cosas que han cambiado, pero en el fondo siempre es el mismo, porque las personas que están son las mismas que estuvieron siempre, pero el cargo de técnico te exige otras cosas. Lo que más me cuesta, es que estoy lejos de mi familia. Mis hijas y mi señora están en Playa Unión y no pueden venir a acompañarme por el tema laboral y de la escuela. Pero es tan claro el objetivo que la motivación es grandísima. El objetivo es ascender.

- Desde hace rato pelean el protagonismo con Huracán y Newbery. Hay mucha paridad entre los tres.

Sí, son equipos que han ganado los últimos torneos locales y también son muy fuertes en el Regional. Uno va por un objetivo, que me imagino que debe ser el mismo que tienen ellos, pero uno solo lo logra. Por eso hay que trabajar mucho, porque no es fácil.

- ¿La idea es reforzarse, de cara al Regional, o potenciar lo que tienen?

La idea es que el grupo siga creciendo, ir de menor a mayor, que nos encontremos bien parados en el torneo local, jugando bien, siendo fuertes, sintiéndonos con mucha confianza y llegar de la mejor manera al Regional, que arranca en un par de meses. La intención es que si llega algún jugador, que se sume a un equipo ya armado. Es muy probable que se sume alguien más, pero la base del equipo es la que tenemos ahora.

- Gustavo, te llevo a lo que fue un nuevo aniversario del ascenso a la B Nacional, donde fuiste parte. ¿Qué te genera recordar algo tan importante para el club?

Se vive con nostalgia, sobre todo, sabiendo que se pasa el tiempo volando, pero lo recuerdo de la mejor manera. Fue un grupo espectacular y un cuerpo técnico muy bueno. Logramos un ascenso increíble que a muchos nos dio la posibilidad de ser jugadores profesionales. Es un recuerdo que no se nos va a borrar nunca.

- Y en ese plantel había jugadores como Martín Subiabre, Franco Asencio y otros que eran juveniles, pero que después terminaron jugando B Nacional. Se sostuvo un proyecto durante mucho tiempo.

Sí, la verdad, fue un camino hermoso. Hay muchos jugadores que esperan el llamado de algún club de Buenos Aires para ser profesionales. En nuestro caso, lo fuimos porque nosotros mismos forjamos nuestro propio destino desde el sur, desde Comodoro, con un equipo de chicos, cuerpo técnico y dirigentes con muchas ganas de ascender. Viajábamos en colectivo, éramos un plantel corto y todos hicieron mucho esfuerzo. Eso les abrió la puerta a muchos jugadores del club.

- Hoy, la CAI se retroalimenta con quienes fueron sus jugadores en determinados momentos, como en tu caso o el de Alexis Cabrera, que está con los juveniles, por ejemplo.

Este club tiene una identidad muy grande. Hoy por hoy, lo único que nos está faltando, y que Dios quiera se concrete, es nuestro estadio, pero el recurso humano es muy bueno. Hay exjugadores que estamos trabajando en el club y que sabemos lo que es ponerte esta camiseta.

En el plantel de Primera está trabajando Andrés Silvera, que no hace falta que yo diga quién es, Alexis lo mismo, mi caso, en inferiores está Mario Amado desde hace muchos años y vio pasar a muchísimos jugadores, “Mumo” Peralta es nuestro coordinador, “Nico” Segura sigue estando y nos seguimos juntando a hablar de fútbol, y ni hablar de Carlos Peralta y Jorge Martínez. Carlos y Jorge fueron un día al Valle, me vieron jugar y me trajeron a los 18, 19 años y hoy soy el técnico del club.

- Hay una mística que se forjó, sobre todo, entre el ascenso desde el Argentino A y las nueve temporadas de B Nacional.

No solo eso, porque antes de ascender se jugaron tres Argentino A. Ahora lo vemos de afuera porque el que tiene equipos en el Nacional B es Madryn, y nosotros estamos comiéndonos el hígado para tratar de jugar un Federal A.

- Me imagino que eso se transmite a los chicos, esas ansias. ¿Están en el momento adecuado para pensar en grandes cosas?

Hay muchos jugadores en Primera que lo valoran. Sobre todo, la gente grande. Después, a los chicos hay que inculcarles y hacerles entender en qué club están. Muchos no valoran porque quieren jugar en Buenos Aires y usar el club como trampolín. Quizás no conocen la historia del club y es normal, porque hoy en día las generaciones son totalmente distintas. Entonces, tienen que saber que el club no solamente necesita jugar bien, sino que necesita ganar, necesitamos estar en otra categoría. La CAI es un club que, más allá de ser muy joven, tiene mucha historia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico