Habitantes del barrio San Cayetano conviven con el temor de que sus casas se hundan en un "ojo de agua"
Las casas edificadas sobre la calle Código 558 entre 554 y 555 del barrio San Cayetano se encuentran deterioradas debido a la humedad y al salitre. Sus habitantes explicaron que técnicos les manifestaron que debajo de sus viviendas se encuentra un ojo de agua, que amenaza con hundir sus propiedades. Advirtieron que si no encuentran respuestas en los próximos días cortarán la calle hasta obtener una solución.

Hace un año que un grupo de habitantes del barrio San Cayetano vive atemorizado pensando que sus casas pueden derrumbarse de un momento a otro. Según los residentes del sector son diez casas ubicadas sobre la calle Código 558 entre 554 y 555 que se ven afectadas por estar construidas sobre un “ojo de agua”, lo que genera que los terrenos comiencen a hundirse lentamente.

“Nuestras casas se hunden. Tuvimos que tirar basura porque no podíamos estacionar los autos. Le pusimos madera para que se sostenga sino era imposible poder pasar con los autos. El agua sale de abajo porque estos terrenos fueron rellenados sobre un ojo de mar”, explicaron los afectados.

En diálogo con El Patagónico, los habitantes del sector coincidieron en que la problemática se agudizó después del temporal que azotó a Comodoro Rivadavia entre marzo y abril del año pasado. “Una vecina tuvo que poner un caño en el patio de su casa para que pudiera correr todo el agua que hay. El agua corre y corre todo el día y ya no sabemos qué hacer para que pare. Lo peor es la humedad que se genera alrededor porque nos está comiendo todas las paredes”, detallaron.

“La humedad nos está picando todas las paredes y cada vez es más grande. Como podemos nosotros las arreglamos, pero no pasa ni una semana que vuelve a picarse todo. Esto se sumó al salitre que lo venimos sufriendo hace diez años. Uno al tener una casa de materiales no lo veía tanto pero después de la inundación se descontroló todo”, aseveraron.

“VAMOS A CORTAR LA CALLE”

Los afectados están cansados de la situación y exigen respuestas a las autoridades. “No nos han escuchado pese a que entregamos todos los papeles. Es insostenible todo esto. Uno hace un pozo en su patio y saca tierra podrida. Acá hay personas que tienen hijos con discapacidad y nadie hace nada. Ni una respuesta nos dieron”, cuestionaron.

Los damnificados también aseguraron que temen cada vez que pasa el camión recolector de basura por la zona. “Cuando pasa el basurero tenemos miedo que se hunda junto con las casas. El peso que tiene te da la sensación que tiembla toda la cuadra. Todas las mañanas tenemos que recordarle a los choferes que pasen despacio porque en cualquier momento se vienen abajo nuestras casas”, subrayaron.

En este sentido, manifestaron: “si no tenemos respuestas en los próximos días vamos a poner una cinta roja para cortar la calle porque acá en cualquier momento ocurre una desgracia. Cada vez que llueve es peor y no sabemos qué puede pasar mañana”.