Habitantes de las fracciones 14 y 15 piden patrullajes más continuos al verse afectados por una ola de robos

Más de setenta vecinos se reunieron ayer con el jefe de la Seccional Quinta, Jorge Calderero y el subsecretario municipal de Seguridad, Héctor Quisle. Les pidieron soluciones ante la escalada de robos domiciliarios. Las autoridades comprometieron patrullajes durante el día, noche y madrugada para frenar la delincuencia. Además, los habitantes denunciaron el ingreso de "mucha droga" al barrio.

La seguidilla de robos que se registraron en las últimas semanas en los tres sectores que componen las fracciones 14 y 15, en la zona suroeste de Comodoro Rivadavia, tiene muy preocupadas a las más de mil familias que viven allí desde hace dos y tres años. Algunos sectores no cuentan con alumbrado público y ese aspecto tampoco favorece a la seguridad de la zona.

Ante la grave situación la vecinalista Mabel Guerrero convocó al subsecretario municipal de Seguridad, Héctor Quisle; y al jefe de la Seccional Quinta que tiene jurisdicción en ese barrio, comisario Jorge Calderero.

El encuentro se desarrolló en el patio donde funciona la comisión vecinal y los vecinos pudieron plantear sus temores, dudas y pedidos de seguridad. Uno de los principales requerimientos fue que desde el municipio se gestione ante la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) la colocación del alumbrado público que ya fue solicitado en numerosas ocasiones.

Muchos de los robos de viviendas ocurrieron cuando ya estaba de noche y ante la ausencia de los propietarios. En algunos casos se llevaron todos los muebles, en otros sustrajeron materiales para la construcción y en el peor de los casos provocaron daños o incendiaron las casas.

En ese sentido, Guerrero graficó: “tenemos vecinos que no duermen porque desmantelaron viviendas completas y los vecinos perdieron todos sus muebles. Hay que tratar de parar esta ola”.

Ante esa situación los habitantes preguntaron qué hacían si se encontraban con un ladrón adentro de su propiedad. Un hombre apuntó: “acá somos todos de laburo”, mientras la dirigente vecinal agregó: “o es la vida de un vecino o la de un malviviente, y no queremos llegar a eso”.

RECORRIDAS A TODA HORA

El jefe policial primero pidió la colaboración de los vecinos para denunciar cuando observan juntas extrañas y cuando grupos estén consumiendo alcohol sobre la vía pública. Por otro lado, se comprometió a reforzar las recorridas policiales por los distintos sectores de la barriada.

Durante el día ya comenzaron con las recorridas de efectivos a pie por las calles y desde ayer mismo se asignaron los patrullajes por las noches. De esa forma, se pretende prevenir los delitos.

El funcionario municipal adelantó que ya existe un terrno en guarda para que en un futuro pueda funcionar un destacamento policial que cubra esa parte de la zona suroeste.

Y otro de los temas centrales que se expuso fue la presencia de droga en el barrio. La vecinalista alertó: “está entrando mucha droga en nuestro barrio y nos está preocupando”. Por ello, se dará intervención a las autoridades que correspondan para frenar ese flagelo que afecta a toda la ciudad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico