Habló el bibliotecario acusado de abuso: "soy totalmente inocente"
"Se me acusa injustamente, todo por comentarios de Whatsapp y 'chismeríos baratos´", dijo el bibliotecario de la Escuela 126 "Ara Punta Médanos" quien fue denunciado por la madre de una alumna. La mujer acusó que habría intentado introducir por la fuerza a su hija a la biblioteca, en donde - según le comentaron otras niñas a sus padres - les tomaba fotografías. El hombre indicó ser "totalmente inocente de esto que se me acusa injustamente".

Se trata de Ricardo Salazar quien salió a defenderse de las acusaciones luego de que el miércoles la madre de una estudiante de la Escuela 126 de Kilómetro 8 denunciara ante la Comisaría de la Mujer que el hombre tomó de la mano a la niña e intentó introducirla por la fuerza a la biblioteca.

Ya otras madres habían advertido en un grupo interno de WhatsApp que el bibliotecario encerraba a las niñas en esa sala y les tomaba fotografías. Sin embargo, hasta ayer desde la dependencia policial de kilómetro 8 - aclararon a El Patagónico- que no se presentó ningún tipo de denuncia más, aparte de la radicada en la comisaría de la Mujer.

“En esa escuela trabajo como maestro bibliotecario. Este año tomé dos fotografías al grupo de alumnos de segundo grado y de ahí se desencadenó esta situación” expresó Salazar, aunque las fotografías no habrían tenido la autorización de los padres.

El hombre precisó que las fotos “son con los motivos de poder mostrar en un periódico mural en una muestra anual de fin de año” y se defendió: “esto se ha desvirtuado en las cadenas de Whatsapp de los padres con contenido malicioso hacia mi persona. En ningún momento pasó lo que se está diciendo”.

Salazar indicó que lo del día miércoles “fue una situación bastante complicada para mí” dado que en un momento un grupo de padres se acercó al colegio “a hablar con la directora. Ella me pidió que saliera a explicarles, salí y les dije para qué objetivo eran estas fotografías. Los padres estaban muy violentos”.

El bibliotecario relató, en declaraciones radiales: “me terminaron sacando como un delincuente, llevándome en un patrullero a la comisaría” y “terminé siendo víctima de todo lo que se ha publicado en redes sociales y medios de comunicación. Lamentablemente ese accionar le dio el encuadre a la policía. Totalmente un mal entendido”.

Se trata de “dos fotografías que he tomado, que no han sido publicadas, ni siquiera en la escuelas o en redes sociales. Tal vez fue por eso la duda de los padres. Si ellos tienen dudas que se acerquen, estoy abierto al diálogo, a su disposición para despejar las dudas que ellos tengan”.

Salazar insistió: “soy totalmente inocente de esto que se me acusa injustamente”.