Hacía bungee jumping y se cortó la soga

Un grupo de amigos fue a pasar un día de aventura, pero casi termina en tragedia.

Un turista terminó gravemente herido luego de caer 40 metros al vacío de un dique salteño mientras practicaba bungee jumping. El hombre de 36 años tuvo que ser rápidamente trasladado al hospital donde aún se encuentra en observación. Los compañeros de viaje de la víctima subieron a las redes sociales el video del impactante hecho que se hizo viral.

Un grupo de amigos provenientes de Buenos Aires estaba de viaje por el norte del país. En una de las estadías en Salta, decidieron conocer la zona de Cabra Corral que es conocida por sus hermosos paisajes y por el turismo aventura que le otorga mucha adrenalina a la visita.

Martin, uno de los chicos del grupo, pagó alrededor de $2480 para realizar bungee jumping con la empresa Extreme Games Salta, la cual cuenta con habilitación municipal. Dicho deporte es uno de los más realizados de la zona debido a su altura y consta en el salto al vacío desde el puente carretero del dique Cabra Corral. Como es una acción peligrosa, antes de proceder con la caída, se le hizo firmar al turista una declaración jurada. La empresa en cuestión realiza turismo Aventura en Salta desde 1998.

El accidente del turista salió a la luz gracias a la grabación de uno de sus compañeros que subió a redes. “Estás listo para tirarse Tincho... ¡Vamos Tinn!”, se escucha mientras se ve que el joven se está preparando para caer. Luego, el chico se pone en posición, se arrojó desde los más de 40 metros de altura que tiene el puente carretero y una de las cuerdas, que al parecer no estaba bien sujetada, se cortó y cayó al fondo del agua.

En un primer momento, todo era tensión e incertidumbre. Inmediatamente, una lancha que está apostada en el lugar se acercó para auxiliarlo, pero Martin estaba muy dolorido. Debido a los fuertes golpes tuvieron que llamar a emergencia. Luego de un rato, los médicos llegaron y optaron por trasladarlo al hospital más cercano.

Martin fue diagnosticado con “politraumatismos, hipotermia y dolores musculares”. El damnificado dijo en el parte policial que, tras dejarse caer al espejo de agua, sintió un cimbronazo de la cuerda y cayó pesadamente al agua. Además, las autoridades locales le aconsejaron realizar una denuncia para averiguar qué fue lo que salió mal.

Tras el accidente, se abrieron muchos interrogantes sobre la seguridad de dicha actividad. Un de los empleados de la empresa encargada del “bungee jumping” sostuvo que se trató de una falla humana porque la soga principal soportó el cimbronazo, pero la de seguridad no estaba sujeta a un mosquetón (soporte del puente). Actualmente, el joven sigue internado en observación y la justicia investiga si fue mala suerte o negligencia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico