"Halal": llave a 1.600 millones de consumidores

Argentina inauguró esta semana una plataforma comercial exclusiva para productores argentinos que intenten conquistar el pujante mercado musulmán. Se suma a la certificación en los estándares de aquellos países.

Menos conocido y difundido en Occidente, el “Halal” es el equivalente en el mundo musulmán a lo que para la religión judía es el Kosher o Cashrut. Definido como una serie de prácticas permitidas o aprobadas según la ley islámica, aunque es más amplio, suele ser asociado al tratamiento que reciben los alimentos que van a ser consumidos por quienes practican esta religión. Pero ahora también puede convertirse en una oportunidad de negocios para la Argentina por lo que representan las potenciales exportaciones a los Emiratos Árabes, centro neurálgico del comercio con Medio Oriente. Ese mercado –mayormente productor de petróleo- está ávido de realizar importaciones no solo en materia alimenticia, y ha sido poco atendido pese al interés demostrado en tiempos de balanza comercial en rojo. Ahora, el certificado de calidad “Halal” para productos de exportación podrá ser expedido por nuestro país, que esta semana protagonizó una ronda de negocios en Dubái para, además, dar por inaugurada una plataforma de comercio que reduce los costos logísticos que actúan como barreras de entrada para las empresas locales que buscan abrir mercados.

Con la participación del secretario de Comercio, Miguel Braun, el subsecretario de Comercio Exterior, Shunko Rojas, y representantes de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional y de la Cámara de Comercio Argentino- Emiratí, el lunes pasado se presentó en el escenario de la feria Gulfood, la flamante plataforma comercial y logística. La chance de abrir el mercado árabe de alimentos tentó a medio centenar de empresas argentinas (algunas están ensayando ventas) que también viajaron a la zona franca de Jebel Alí (Dubai) para dar el presente. El empuje oficial ya había sido anticipado por el propio presidente Mauricio Macri, quien en mayo del año pasado, en su última gira por oriente, definió como “socio estratégico” de la Argentina a los Emiratos Árabes, aunque los avances se hicieron esperar. El principal desafío comercial que enfrentan quienes se lanzan a la conquista del suculento mercado musulmán es reducir el tiempo de tránsito marítimo que hoy representa unos 60 días desde que la mercadería es embarcada. Esto deja fuera de competencia a los productos frescos, como la carne refrigerada -siempre de mejor calidad que la carne congelada-, y a otros productos que conforme a su fecha de caducidad quedan sin posibilidad de acceder a ese mercado.

La plataforma servirá como soporte en materia de servicios para poner en pie de igualdad a las empresas que se enfoquen en ese mercado y aspiren también a ingresar al Golfo Pérsico. La reducción de un 50% en el tiempo de tránsito marítimo, la merma de los costos portuarios entre el puerto argentino y el de Dubái, sumado a nuevas oficinas y el showroom a un costo más accesible, son parte de los beneficios que generará la iniciativa, además de que las empresas puedan contratar los servicios que ofrece la plataforma en cuanto a comercialización, registro de empresas y actividades “in land”.

La Cámara Argentino-Emiratí de Comercio, Industria, Servicios y Transferencia de Tecnología fue la organizadora de esta segunda Misión Comercial a Dubái con la participación de 50 empresarios locales, que podrán utilizar este nuevo depósito que inaugura la nueva plataforma Exporta Simple, exclusivo para productos argentinos. La puesta en marcha del “hub” que permitirá mejoras logísticas y un centro de distribución que funcione de ventana a Medio Oriente se dio con la firma de un acuerdo con Dubái Port World la operadora de Jebel Alí, considerado el puerto más rápido del mundo y el tercero más grande del planeta. La misma empresa emiratí es concesionaria de Terminales Río de la Plata, una de las principales terminales portuarias locales.

El Sultán Ahmed Bin Sualayem, chairman de DP World y Gabriel Osatinsky, presidente de la Cámara Argentino- Emiratí firmaron el estratégico acuerdo. Osatinsky junto a Fernando López Peña como vicepresidente lideran el impulso local para que Argentina acceda a un mercado que hasta ahora ha sido esquivo por la ausencia de estándares de calidad que permitan a empresas locales adaptarse a las exigencias del consumidor musulmán. Es un mercado estimado en 1.600 millones de potenciales consumidores de carnes, frutas y productos manufacturados. El beneficio no es solo para empresas con experiencia exportadora sino para economías regionales y cooperativas de agricultores familiares que ya han generado lazos comerciales. La certificación “Halal” a productos argentinos termina con el bloqueo de las exportaciones dictado por las autoridades emiratíes el 31 de mayo pasado por la ausencia de rigurosidad en los estándares y control de los alimentos. Ahora Argentina –con intervención de la Secretaría de Comercio y del Ministerio de Agroindustria- comenzará a implementar a través de la Cámara Argentino- Emiratí la certificación en la norma Halal y además impulsará la adaptación en la infraestructura de acuerdo a lo que fija las normas de los países que integran la Organización de Cooperación Islámica (OIC). La riqueza de esos países y su proyección como consumidores de productos agroalimenticios se calcula, a futuro, en torno al 21% de los gastos a nivel mundial en el rubro de alimentación y bebidas.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico