Hallan asesinada a una comerciante en el depósito de su local de la avenida Kennedy con una bolsa en la cabeza

Rosalía Alvarado, de 60 años, fue hallada sin vida pasadas las 14 de ayer en el depósito del multirrubro del que era propietaria en el sector comercial de Kennedy casi Estados Unidos, frente a la Escuela 52. La encontró una empleada que debía reemplazarla en el turno tarde. Fuentes vinculadas a la investigación confirmaron que la víctima tenía una bolsa plástica en la cabeza, pero que en la escena del crimen no había manchas de sangre. Tampoco se observaban golpes en su cuerpo. Una comerciante vecina relató que la mujer había sufrido dos robos hace poco tiempo. La policía analiza registros de cámaras de seguridad del sector para intentar obtener alguna pista sobre el o los autores.

Gran conmoción vivieron ayer los comerciantes y habitantes de la avenida Kennedy al 1700, por el asesinato en ocasión de robo descubierto ayer pasadas las 14 en el locutorio y multirrubro del que era propietaria Rosalía Alvarado. Habría sido asfixiada con una bolsa que le colocaron en la cabeza.

Ya desde horas tempranas llamó la atención en la cuadra que el locutorio de la avenida Kennedy casi Charrúas permaneció cerrado, con las cortinas bajas y la puerta metálica del frente cerrada. Transcurrieron varias horas hasta que a las 14 llegó la empleada para continuar la atención al público como todos los días.

Primero llamó por teléfono a Rosalía y esta no la atendía aunque la empleada escuchaba sonar su teléfono en el interior. Luego, la mujer tocó la puerta y se abrió porque no estaba con llave. Accedió al interior del local y en el fondo donde se encuentra el depósito se encontró con la terrible escena: Rosalía estaba tirada sin vida en el piso y con una bolsa en la cabeza.

De inmediato arribaron efectivos policiales de la Seccional Cuarta, la Brigada de Investigaciones y la fiscal general Camila Banfi. La tristeza inundaba en la vereda a los comerciantes que conocían a mujer, quien residía a pocas cuadras. Los minutos corrían y la angustia crecía cuando llegaban sus familiares.

Empleados de los otros comercios aseguraron que hace poco tiempo la mujer ya había sido asaltada en dos ocasiones. Ante esa situación, su marido le había pedido que cerrara el comercio porque solo juntaba dinero para saldar el alquiler del local.

Otros comerciantes también expusieron la inseguridad que se vive en el sector comercial de la Kennedy. Según las averiguaciones de los investigadores, el ataque a la comerciante habría sido entre las 9 y las 10 de ayer, a plena luz y en un sector muy concurrido por transeúntes y automovilistas.

LEVANTAN HUELLAS

Rosalía habría sufrido un robo cuando se encontraba sola entre las 9 y las 10, y los delincuentes le habrían colocado una bolsa de nylon para asfixiarla. Los investigadores mantienen absoluto hermetismo para tratar de dilucidar el homicidio en ocasión de robo.

No obstante, se informó que los asesinos no se llevaron dinero del multirrubro.

A la vez, personal de la Brigada de Investigaciones trabaja en la recopilación de registros de cámaras de seguridad de los comercios y viviendas de los alrededores.

Mientras tanto, personal de la Policía Científica trabajó largas horas en el levantamiento de huellas que serían fundamentales para tratar de identificar a los homicidas. Según precisaron fuentes oficiales a este diario, le levantaron “muchas huellas” que serán cotejadas con el sistema AFIS de identificación de personas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico