Hallaron cráneo y restos óseos en una cantera de Manantiales Behr

El martes en la cantera n° 33 del yacimiento de Manantiales Behr, que opera la empresa YPF, un maquinista que trabajaba en la remoción de áridos encontró un cráneo. La Brigada de Investigaciones y la Policía Científica trabajaron en el lugar y secuestraron más restos óseos. El cráneo con signos de putrefacción por su relación con el suelo, presentaría restos de cabello.

Un cráneo humano fue descubierto por un maquinista al servicio de la empresa Contreras en la cantera 33 del yacimiento Manantiales Behr, ubicado a 10 kilómetros de la ruta Nacional 3, por ruta Provincial 37.

El hallazgo se produjo en la jornada del martes a la tarde y tras la sorpresa del trabajador se le dio aviso a la policía.

Aunque la jurisdicción es de la Comisaría Diadema Argentina, ante la importancia de la evidencia y el tenor del hallazgo se le dio inmediata intervención a la Brigada de Investigaciones, a cargo del detective Jorge Vistozo.

Los sabuesos de la Brigada trabajaron en el lugar del hallazgo. También lo hizo la Policía Científica que secuestró el resto óseo para su posterior estudio en manos de especialistas.

Los investigadores rastrillaron la cantera el martes y también en la víspera de Nochebuena con resultados alentadores ya que se encontraron más huesos en la zona de la cantera.

Se supo que los mismos son de pequeñas dimensiones, y se presume que también serían humanos.

Diario Patagónico pudo conocer que el cráneo presenta signos de putrefacción por su relación con el suelo en casi un 70 por ciento de toda su estructura. Habría estado enterrado por largo tiempo sobre su lado derecho, lo que generó también la erosión del hueso que se habría entremezclado con la greda de la zona.

Lo más importante es que el cráneo presentaría restos de cabello, lo que podría encaminar la investigación tomando su ADN y comparando en primera medida los resultados con el banco genético de personas desaparecidas en los últimos años en Comodoro Rivadavia con el que cuenta el Ministerio Público Fiscal.

En estos casos, según los especialistas, en primera instancia se debe establecer qué tipo de antigüedad tienen los restos y si fueron trasladados a ese lugar, o qué tipo de relación tuvieron con el hábitat.

Cuando ocurre este tipo de hallazgos la población de Comodoro Rivadavia se mantiene expectante frente a los resultados aunque muchas veces no puede establecerse una identidad sino más bien la antigüedad aproximada de los restos. Esto se determina con carbono 14.

En el lugar también se rastrilló con personal de la Sección Canes y las diligencias en el sector seguirán en los próximos días.

Los investigadores en las próximas horas se entrevistarán con el operario de la máquina que encontró los huesos para establecer los movimientos de suelo que realizó previo al hallazgo.

OTROS HALLAZGOS

En el año 2014 ya se habían encontrado restos en cercanías de Comodoro Rivadavia. El jueves 27 y viernes 28 de febrero se encontraron un cráneo, un maxilar astillado y otros cinco fragmentos óseos entre ellos dos en la superficie del zanjón a unos veinte metros por donde circula el Arroyo Belgrano. Algunos con restos de piel y pelos. También se encontró un hueso que podría ser la parte de un brazo.

Mientras, el domingo 1 de junio, el perro de un corredor encontró en un cerro de greda de Kilómetro 4 restos óseos junto a una envoltura de lienzos y cuero y otros huesos.

Durante la tarde del 13 de junio de 2009 dos cráneos fueron hallados en un lote abandonado en Kilómetro 17. Uno de ellos registraba un preciso corte en circunferencia desde la zona occipital hasta la región frontal. El otro tenía un agujero y hundimiento óseo en la zona del parietal derecho.

El sábado 20 de febrero de 2010, se hallaron dos cráneos, a un costado del camino alternativo que une los barrios Las Orquídeas y Próspero Palazzo.

A principios de 2011, en un terreno del barrio Industrial donde se efectuaban tareas de remoción, se hallaron huesos humanos.

El 10 de mayo de 2011, en tanto, se encontró la mitad de un cráneo en un cantero de Las Torres, sin piel ni cabellos. 

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico