Hasta Martín Tetaz sospechaba del socio de Di Pierro

"Lo he dicho 300 veces, pero el público se renueva y las estafas también. Rajen de cualquier propuesta que les ofrezca 17% mensual en dólares", dijo el economista del Pro.

La firma Generación Zoe y el de su responsable, Leonardo Cositorto, cobraron súbita fama este fin de semana al ser denunciados por la Comisión Nacional de Valores. Justo el viernes, el presidente de Chacarita y ex intendente de Comodoro (2011-15), Néstor Di Pierro, elogió a la firma por haber acordado con la misma que sponsoreara su camiseta para la próxima temporada de fútbol de la Primera Nacional.

El caso de Generación Zoe, la firma que ofrecía a inversores inexpertos rendimientos exorbitantes en dólares y que ya había motivado un alerta de cese por parte de la Comisión Nacional de Valores (CNV), pone otra vez sobre el tapete la cuestión de las estafas de tipo piramidal (o esquemas Ponzi), que se multiplican en esta era de hiperconectividad e historias de ganancias fabulosas a partir de alternativas de inversión antes desconocidas, como las criptomonedas, y oportunidades -reales o ficticias- que ofrecen los cambios en el funcionamiento de la economía a partir de la irrupción de la pandemia.

“Lo he dicho 300 veces, pero el público se renueva y las estafas también. Rajen de cualquier propuesta que les ofrezca 17% mensual en dólares (incluso de las que les ofrezcan 17% anual); es un Ponzi”, tuiteó este fin de semana el economista y diputado nacional del Pro, Martín Tetaz.

El posteo generó numerosas reacciones, desde el tema de las apuestas (“menos que menos, tremenda estafa la de apuestas deportivas”, respondió Tetaz) hasta las promesas del mundo cripto y el ecosistema DeFi (Finanzas Descentralizadas).

Generación Zoe tiene su propia criptomoneda, un pie en el mundo del fútbol y ofrece “coaching ontológico”, educación financiera y hasta espiritual. Cositorto habla como un predicador, notó un portal de Villa María que llegó a entrevistarlo. A través de su “billetera digital”, prometía rendimientos en dólares del 7,5 al 10% mensual y de hasta el 120% anual y aseguraba ser el fundador y presidente de la Confederación Mundial y la Asociación Latinoamericana de Coaches.

Sus “cursos de formación costaban hasta 8.000 dólares pero –ofrecía- “con Generación Zoe los tenés incluidos con solo hacer una inversión de 500 o de 1.000 dólares en adelante”.

Ya en octubre la CNV había intimado a las empresas y a Cositorto “al cese inmediato en todo el país de cualquier ofrecimiento público de negociación o de otro acto jurídico con valores negociables dirigido a personas en general, sectores o grupos determinados”.

Pero Cositorto siguió ofreciendo su elixir financiero, un esquema piramidal consistente en ofrecer un rendimiento mensual que se agranda a medida que quienes entran reclutan a su turno nuevos participantes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico