Hicieron una fiesta clandestina en una playa y de día

El evento, a pesar de estar prohibido e incumplir con todas las medidas sanitarias, se realizaba en una de las playas top de Villa La Angostura, a plena luz del día.

Policías e inspectores municipales pusieron fin a una fiesta que, en el contexto que vive Villa La Angostura, podría calificarse de insólita. Mientras la localidad cordillerana intenta mantener la actividad turística a poco tiempo de que se declare la transmisión comunitaria, un bar de una de las playas top organizó un evento para cientos de personas, sin respetar las medidas sanitarias. La fiscalía aseguró que se les formularan cargos a los responsables del lugar y a los organizadores de la fiesta.

Ayer, cerca de las 18:30 la policía comenzó a detectar autos estacionados a la vera de la ruta 40, en inmediaciones al bar de playa "Marinas". En simultáneo comenzaron a llegar mensajes a la comisaría alertando que allí se estaba desarrollando una fiesta. Se reunió el personal necesario, se dio aviso a la dirección de Comercio, que también estaba recibiendo denuncias, y cerca de las 20 se concretó el operativo que terminó por desarticular un evento donde no se cumplían los protocolos sanitarios. Así lo confirmó a Río Negro, el comisario Guillermo Alfaro de Villa La Angostura.

En el lugar, según el diario Río Negro, había más de 200 personas que si bien estaban al aire libre no estaban usando barbijo ni respetando la distancia social. Cabe recordar que en contexto de pandemia este tipo de eventos sociales no están permitidos. En Villa La Angostura un decreto municipal prohíbe las reuniones de más 10 personas y explicita que los espectáculos públicos pueden realizarse pero sin baile y con los asistentes sentados cumpliendo las normas que marca el protocolo. Nada de eso estaba ayer en la fiesta de una de las playas más top de la localidad.

Allí, se había dispuesto un escenario con luces y equipos de música, mientras que en la playa habían mesas y un fogón. Todo indicaba que la fiesta continuaría durante la noche.

"Estaban como si fuera una vida normal, no había distanciamiento social, ni uso de barbijo. No había respeto ni aplicación de ninguno de los protocolos de bioseguridad que se ha trabajado, se ha instrumentado y se ha puesto en marcha dentro del marco del covid", confió Alfaro quien estuvo a cargo del operativo junto a inspectores municipales.

Por orden de la fiscalía se secuestrando los equipos de sonido, alguna documentación y además se clausuró el bar y dispersando a los asistentes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico