Historia y espectaculares playas portuguesas en Lagos

Lagos es una ciudad histórica y animada situada en la preciosa línea costera del Algarve occidental, en Portugal. Este lugar se ha convertido en un destino vacacional respetado por ofrecer a los visitantes playas y un centro histórico encantador.

En este sitio se fusionan a la perfección la cultura tradicional portuguesa y las preciosas playas con magníficas instalaciones turísticas. En la región hay una variada oferta de actividades y lugares de interés turístico, que va de parques acuáticos y zoológicos a monumentos históricos y desafiantes rutas de senderismo. Además, tiene un centro histórico deliciosamente conservado, rodeado por las antiguas murallas árabes, que se prolonga siguiendo el precioso estuario del puerto.
Este hermoso destino tiene algunas de las mejores playas del sur de Portugal, y a cuatro de estas se puede llegar rápidamente desde la ciudad. La más reconocida es Meia Praia, una de las más grandes de la región, ya que se prolonga durante tres kilómetros desde Lagos. La Praia Dona Ana y la Praia do Pinhão son dos pequeñas playas muy bonitas rodeadas de acantilados de piedra caliza que ofrecen aguas cristalinas para poder disfrutar de un hermoso día en el agua. Otra de las reconocidas playas es la preciosa Praia da Batata, la cual está situada en la desembocadura del estuario y ofrece unas increíbles vistas de la pequeña fortaleza.
Las dos mejores excursiones en este lugar son a la ciudad histórica de Silves y a la ciudad surfista de Sagres. Silves era la antigua capital del Algarve, y las reminiscencias de este glorioso pasado pueden encontrarse por toda la tranquila y pacífica ciudad. La característica más distintiva de Silves es el enorme castillo de ladrillo rojo, y pueden encontrarse casas tradicionales y una diversidad de tiendas en las calles empedradas que conducen hasta el río.
La ciudad de Sagres está en la punta occidental de Europa continental, una línea costera azotada por los fuertes vientos y poderosas olas del Océano Atlántico. La región cuenta con dramáticos acantilados y playas enormes, y resulta ideal para aquellos turistas que disfruten con el poder desatado de la naturaleza. Sagres es un popular destino de surf y en ella pueden encontrarse muchas escuelas de este deporte excelentes.
2.000 años de historia
La historia de este lugar tiene una antigüedad superior a los 2000 años. Su nombre deriva de Lacobriga. Lagos fue originalmente un puerto donde los cartaginenes reclutaban mercenarios para luchar contra los romanos durante las Guerras Púnicas. Fue entonces colonizada por los romanos, y dependía de la provincia romana de Lusitania. Todavía hay algunos restos galo-romanos en Lagos y sus alrededores.
Lacobriga ya era un importante puerto en ese momento. La importancia de la historia de este sitio es vital para conocer el acontecer de Portugal como país.
En el siglo VI, la ciudad fue gobernada sucesivamente por los visigodos del reino de Toledo y después por los bizantinos. Así de curiosa es la historia de Lagos, porque los moros invadieron la región en el siglo VIII, y cambió el nombre a la ciudad por el de Zawaya (es decir, "lago" en árabe).
Era parte del país de al-Gharb (de ahí el nombre moderno que llegó al Algarve). A esta civilización se le debe la fortificación árabe de la ciudad y la apertura de líneas marítimas regulares de comercio. En 1174 el Wali local autorizó la construcción de la iglesia de San Juan el Bautista fuera de los muros. Es la iglesia más antigua de todo el Algarve.
La historia narra que este lugar no fue de Portugal hasta un poco más tarde que el resto del país. Así que cuando el rey había conquistado el Algarve en 1249, asumió el título de "rey de Portugal y el Algarve", lo que indica que esta provincia, árabe durante siglos, todavía estaba en ese momento considerada como un país extranjero. Lagos no se convirtió en una jurisdicción autónoma hasta el reinado de Pedro I en 1361.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico