Hollande: “Francia es un pueblo libre que no cede a las presiones”

Dos horas después de culminada las dos dramáticas tomas de rehenes, el presidente francés Francois Hollande habló por TV a los franceses. En un discurso de cinco minutos señaló que Francia es “un pueblo libre que no cede a las presiones y que no tiene miedo porque somos capaces de defender nuestros valores cuando la paz está amenazada”.

Francois Hollande manifestó estar profundamente orgulloso de la actuación policial, de su “coraje y eficacia” y subrayó en medio de emotivas palabras que el país “saldrá fortalecido”.

“Francia ha sido atacada durante tres días, en ataques que dejaron 12 muertos el miércoles, una policía ayer y cuatro rehenes hoy. Francia enfrentó la situación con una doble intervención”, dijo.

Sin embargo, aclaró que la amenaza de la que Francia es blanco “aún no terminó” y que decidió “reforzar todos los medios para proteger los lugares públicos para vivir tranquilos, para no sentirnos amenazados”.

El mandatario llamó a “luchar con determinación contra el racismo y antisemitismo y la islamofobia. Los terroristas, esos iluminados, esos fanáticos, no tienen nada que ver con la fe musulmana”.

Sobre el final, Hollande invitó a “todos los franceses a portar juntos los valores de pluralismo que Francia y Europa representan. Saldremos de estos aun mas fuertes”.

Mientras, mañana toda Francia realizará una “Marcha Republicana”, para condenar los hechos de violencia y recordar a las víctimas.

De la manifestación en París participarán todos los partidos políticos, incluido la polémica presencia del ultraderechista Frente Nacional (FN).

Junto al presidente socialista Francois Hollande marcharán la canciller alemana Angela Merkel, el primer ministro británico David Cameron, el Jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, entre otros altos dirigentes europeos.

La sorpresiva acción de este mediodía en París, en momentos donde los franceses seguían las alternativas de la otra toma de rehenes, disparó una sensación de inseguridad inédita en el país galo.

La policía tuvo que intervenir en decenas de falsas alarmas en trenes de larga y corta distancia, entre ellas en la estación de metro Trocadero, una de las más frecuentadas de la capital francesa por ser la que se encuentra a pocos metros de la Torre Eiffel, que desató escenas de pánico entre los pasajeros.

Al final de la tarde, la paranoia general se adueñó del centro histórico de Montpellier, cuando un asalto a una joyería derivó en una nueva toma de rehenes y, en un principio, fue asociada a otro posible atentado.

En medio de ataques a centros de culto musulmán y la toma de rehenes en la almacén kosher, la policía francesa recomendó a los comerciantes judíos del centro de París cerrar sus comercios.

En ese orden, el diario Le Monde alertó en un informe sobre un “crecimiento de la islamofobia” en Francia, luego de que en los últimos dos días se produjeran una veintena de incendios, tiroteos, tiros de granada o inscripciones de grafitis racistas en mezquitas y restaurantes árabes.

Mientras las profanaciones y tiroteos preocupan a la comunidad musulmana (en Francia viven cerca de seis millones de musulmanes), quienes reclamaron condenar con violencia estos actos, también exigen luchar contra la “estigmatización”.

El Ministerio de Justicia difundió una circular solicitando a las jurisdicciones de señalar todo acto de racismo e islamofobia para poder sancionar a los responsables.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico