Hombre apuñalado en la cabeza necesita una silla de ruedas

El ciudadano boliviano Alberto Gutiérrez (33), que fue apuñalado en la cabeza en la madrugada de Navidad, sigue internado en el Hospital Regional con la mitad derecha de su cuerpo paralizada, debido al coágulo que tiene en el cerebro. La semana próxima podría regresar a su casa pero como no logra movilizarse por sus propios medios necesita contar con una silla de ruedas.

En una sala del primer piso del Hospital Regional continúa internado Alberto Gutiérrez, acompañado en todo momento por su esposa Nany Cabellero (32) y su hermano Juan Pablo.
El coáugulo que se le formó en el cerebro, a partir de la herida de arma blanca que perforó su cráneo, no se disuelve con facilidad y mientras permanezca allí la mitad de su cuerpo seguirá paralizada.
Los médicos le explicaron a la familia que no es conveniente la realización de una intervención quirúrgica en esa delicada zona, razón por la cual se aguarda que el coágulo se disuelva por sí solo.
De todas formas eso llevará mucho tiempo porque si bien se confirmó que está reduciéndose, la disminución es muy lenta y podría demandar algo más de un año.
Gutiérrez está consciente, pero además de estar impedido de movilizarse, la lesión que sufrió no le permite expresarse en forma verbal. Escucha todo y se hace entender a través de gestos y los escasos movimientos que realiza con sus extremidades del costado izquierdo de su cuerpo, pero no habla.
A todo esto se le informó a sus familiares que la semana próxima podría recibir el alta y regresar a su casa, pero se adelantó que no saldrá caminando de su lugar de internación, razón por la cual su esposa y hermano se pusieron en campaña para conseguirle una silla de ruedas.
Por tanto, quienes pueden facilitársela en calidad de préstamo o vendérsela a un precio razonable, pueden comunicarse con Juan Pablo al teléfono: 154-033994.
Se debe recordar que el hecho ocurrió en Rada Tilly y Gutiérrez resultó herido en la mañana del 25 de diciembre por un menor que fue identificado como S.D.A. (16).
El adolescente le aplicó una feroz puñalada en la cabeza, con tanta violencia que se quebró la hoja del cuchillo y le quedó alojada en el cráneo.
La víctima había llegado desde Bolivia hace un año en busca de un mejor porvenir para sus cuatro hijos. Sus familiares que ya estaban alojados en la villa balnearia le dieron una mano para poder instalarse en la casa donde ellos residían, la que además está ubicada en el fondo de un predio en el que vive otra familia que también colaboró con todos ellos, pero cuyo sobrino los habría discriminado por su nacionalidad desde un primer momento.
El 25 de diciembre, uno de los adolescentes de la familia boliviana fue agredido por S.D.A. y su novia. Cuando la familia salió a ver el amanecer se encontró con el problema y con un integrante de su comunidad herido en la espalda de una puñalada.
Su pariente, Alberto, quiso levantarlo del suelo para evitar males mayores e inclinado como estaba recibió la puñalada en la cabeza. Desde entonces está internado en el Hospital Regional esperando un milagro para volver a caminar.
Por otro lado las fuente judiciales consultadas por este medio indicaron que la causa está en etapa de investigación preliminar debido a que todavía no fue formalizada.
De todas maneras la carátula que le asignó el Ministerio Público Fiscal es de lesiones con arma blanca en riña.
En tal sentido se agregó que las lesiones son consideradas gravísimas y se confirmó que el menor es punible, por lo tanto le podría caber una pena si la Justicia logra avanzar con la causa.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico