Homenaje y agasajo a las madres en Cañadón Seco

Caleta Olivia (agencia)

La comisión de fomento de Cañadón Seco cumplió ayer con un homenaje y posterior agasajo a las madres de esa localidad. Se trata de actividades que tenía pendientes desde fines de octubre, pero por cuestiones electorales y para evitar cualquier suspicacia política, esa comisión optó por postergarlos.

El acto institucional tuvo lugar a mediodía en la Plazoleta de a Mujer, donde se encuentra una glorieta y esculturas dedicadas a la Madre, a la Mujer Joven, a la Virgen del Rosario y a María Eva Duarte de Perón.

Por la tarde, en el gimnasio comunal, se realizó un encuentro festivo con la presentación de números artísticos, entrega de presentes y sorteos especiales.

En la ceremonia de la Plazoleta, que coincidió con agradables condiciones climáticas, se realizó un minuto de silencio por las madres fallecidas, se entregaron rosas a las asistentes y se escucharon palabras alusivas de los jóvenes soberanos Martín Ruiz, Camila Martínez Ferreira y de la representante de la Mujer, Luisina Romero. Cerró la lista de oradores presidente de la comisión de fomento, Jorge Solaga.

En discurso, el jefe comunal resaltó que más allá de una fecha preestablecida por calendario, el Día de la Madre debe estar reflejado en cada jornada porque la misma “siempre está en nuestros intelectos, corazones y almas”. Soloaga destacó que en esta oportunidad la comisión de fomento le brindaba a todas las madres un reconocimiento institucional, no solo a las protagonistas de este tiempo, sino a aquellas que ya no están y que formaron parte de las primeras familias que se radicaron en la zona, incluso antes que se produjera el descubrimiento del petróleo. Citó como ejemplo a María Murillo de Alonso.

También tuvo palabras de homenaje a las “madres del dolor” que por distintas circunstancias perdieron a quienes ellas dieron vida, como los casos de Hortensia de Montoya, a quien la última dictadura militar le asesinó a su joven hijo, Walmir Oscar “Puño” Montoya y el de la joven Mónica Aigo, quien sigue reclamando justicia por la muerte de su pequeño hijo en un caso de mala praxis.

Finalmente elevó una plegaria para que Dios “proteja a las madres de nuestro pueblo y de toda Santa Cruz, de toda la Argentina y de todo el mundo”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico