Horacio Giroldi pasó por Comodoro para dictar una clínica sobre el uso de ventosas

El reconocido masajista nacional llegó por gestión de Walter Vásquez. Y la propuesta contó con buena convocatoria, dado que alrededor de treinta personas de distintos puntos de la provincia se dieron cita para aprender a utilizar un método que ya es un complemento en la recuperación del deportista y público en general.

Un triatleta que se prepara para un Mundial de pruebas combinadas, un kinesiólogo de un equipo de básquetbol de Liga Nacional y distintos actores relacionados al deporte y el bienestar corporal de la salud, se dieron cita el pasado sábado en un local comercial de calle Alem, casi avenida Rivadavia, para incursionar en el uso de las ventosas –cápsulas de vidrio– para la recuperación muscular.

El disertante fue Horacio Giroldi, referente de AFTEA (Asociación para la Formación de Terapeutas Educacionales y Alternativos) que se desempeña como masajista y acupuntor, quien durante una jornada extensiva de seis horas brindó sus conocimientos a los participantes que se dieron cita desde distintos puntos de la región.

“Es la primera vez que estoy en Comodoro, en una gira que empezó por la provincia de Buenos Aires. Respecto a mi campo de trabajo, lo mío es la medicina china y la masoterapia, que son alternativas para tratar el cuerpo. Y esto nació en el 93 con medicina china, si bien lo hacía en un plano más espiritual. Luego descubrí el poder de las ventosas y me dediqué a difundir esta técnica, que hoy es un común denominador en los deportistas de alto rendimiento”, expresó Horacio Giroldi a El Patagónico, durante un intervalo de la capacitación.

En la modalidad de enseñanza, que fue posible por la gestión del comodorense y masajista Walter Vásquez, Giroldi rescató como primeras impresiones de los participantes el hecho de trabajar sobre lo concreto.

“Planificamos el trabajo en base a explicaciones de no más de diez minutos de duración, y ponemos manos a la obra sobre las camillas que dispuso la organización. Entonces ya se van con la confianza para difundir la técnica de las ventosas, que en sí no suplanta al masaje tradicional pero lo ayuda en la puesta a punto del paciente. En mi caso particular, yo apunto a tener la seguridad como mayor parámetro”, señaló.

“Respecto al tratamiento en sí, la ventosa (al tener calor en su interior y aplicarla en el cuerpo) ayuda a eliminar toxinas a través de la piel en la fase de la fascia (espacio entre la piel y el músculo), agilizando la desaparición de posibles hematomas en un efecto que se lo denomina ‘revulsivo’, que saca lo de adentro hacia afuera”, concluyó el referente de las ventosas que, al igual que muchos masajistas, lucha para que el Congreso de la Nación pueda sacar una ley nacional sobre los masajes, de manera que la alternativa de recuperación sume en idoneidad y jerarquía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico