Hoy comienza la B Nacional con 25 equipos en busca de dos ascensos

Guillermo Brown de Puerto Madryn, quien fue protagonista en la última temporada, será uno de los participantes que tendrá el torneo con el sueño de lograr uno de los dos ascensos a la Superliga del fútbol argentino.

La B Nacional, la categoría inmediatamente inferior a la Primera división, iniciará hoy su 33ra. edición con 25 equipos ilusionados con quedarse con los dos ascensos a la Superliga, y también con no ser ninguno de los seis que descenderán al cabo de la temporada 2017/2018.
El certamen, que era conocido como el "más federal" de los organizados por AFA, aunque eso era antes de que se vuelva a instaurar la Copa Argentina, promete ser muy competitivo, con 25 ilusiones y varios candidatos, no como el año pasado cuando Argentinos Juniors fue hegemónico y ganó el torneo de punta a punta, con la lucha más bien centrada en el segundo ascenso entre Chacarita, que finalmente subió, y Brown de Puerto Madryn.
En la lista de candidatos se anotan San Martín de Tucumán, que renovó su respaldo a Diego Cagna como entrenador, Aldosivi de Mar del Plata, recién descendido y con incorporaciones de jerarquía como Leandro Somoza (ex Vélez y Boca), más Quilmes, Sarmiento y Atlético de Rafaela, también Ferro Carril Oeste por su historia e Instituto de Córdoba, que siempre promete y al final defrauda, pero su historia lo avala para incluirlo en la nómina de los aspirantes.
La gran incógnita es Agropecuario de Carlos Casares, el equipo "sojero" recién ascendido que busca afirmarse en la B Nacional para después ir en busca de hazañas más grandes.
En cuanto a las novedades en la forma de juego, el torneo que comenzará hoy tendrá 25 participantes, de los cuales 10 provienen del interior y el resto se reparten entre la provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires.
La forma de disputa será a una sola rueda todos contra todos y habrá dos ascensos a la Superliga, uno directo para el campeón, y otro que surgirá de un torneo reducido que jugarán los ocho equipos que se ubiquen detrás del primero al finalizar el certamen.
Ese torneo reducido se jugará en su instancia de cuartos de final a un solo partido eliminatorio con localía para el equipo que haya terminado mejor ubicado en la tabla de posiciones.
En las instancias de semifinales y luego la final serán dos partidos ida y vuelta y definirán siempre como locales los equipos mejor ubicados, los que hayan sacado más puntos en la tabla de posiciones.
En cuanto a los descensos los mismos serán seis. Perderán la categoría aquellos equipos que registren el promedio más bajo en la tabla de promedios al finalizar el certamen.
El hecho de jugar a una sola rueda todos contra todos formó parte de las discusiones que mantuvieron los representantes de los equipos de la B Nacional antes de resolver la estructura de disputa del torneo.
Entre las distintas posiciones fue la de jugar a una sola rueda todos contra todos la que se impuso por sobre otras que planteaban por ejemplo la disputa en dos zonas (Norte y Sur) y también sobre otras variantes.
Lo cierto es que más allá de la suerte que les haya tocado a los clubes en el fixture (algunos viajarán más y otros menos kilómetros) el torneo que inicia hoy será algo menos oneroso que los que se venían disputando hasta ahora.
Dejando de lado la forma de disputa, la B Nacional garantiza una competencia atractiva, competitiva, y en la nueva temporada sin un candidato firme como sucedió el año pasado con Argentinos, sino con varios que sueñan con llegar a la Superliga.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico