Hoy indagarán a Nicolás Pachelo por el homicidio de María Marta

El antiguo residente del country de Pilar, donde el domingo 27 de octubre de 2002 asesinaron a la socióloga, será indagado por los fiscales María Inés Domínguez y Andrés Quintana. Le imputan los delitos de "robo agravado y homicidio criminis causa", cargos que prevén la pena de prisión perpetua.

Nicolás Pachelo, el exvecino del country Carmel de Pilar, será interrogado hoy por primera vez como sospechoso de haber participado hace 15 años del crimen de María Marta García Belsunce, con la inusual presencia de un juez de Garantías durante la indagatoria.

Fuentes judiciales informaron a Télam que la audiencia comenzará a las 10, en la sede de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Pilar, ubicada en calle Tucumán 501, esquina Ituzaingó, de esa localidad del norte del conurbano.

Pachelo (41) será indagado por los fiscales María Inés Domínguez y Andrés Quintana, quienes le imputan los delitos de “robo agravado y homicidio criminis causa (cometer un asesinato para ocultar otro delito)”, que prevén la pena de prisión perpetua.

Las fuentes explicaron que a pedido del abogado defensor de Pachelo, Roberto Ribas, de la indagatoria también participará el juez de Garantía 1 de San Isidro, Ricardo Costa, algo inusual pero aceptado por el Código Procesal Penal de la Provincia de Buenos Aires, donde las declaraciones a imputados son dirigidas y realizadas por los fiscales.

Tal como sucedió el 13 de octubre pasado, cuando su exesposa, Inés Dávalos Cornejo (39), fue interrogada durante nueve horas, se espera que la indagatoria de Pachelo sea prolongada.

“Vamos a tratar de que sea lo más breve posible. Dirá otra vez la verdad, es decir, todo lo que hizo aquel día y que es absolutamente ajeno a este hecho”, dijo Ribas a Télam.

La indagatoria se realizará pese a que el juez Costa aún no resolvió el planteó de nulidad que Ribas presentó en la causa y en el que acusó a los fiscales Domínguez y Quintana de haber actuado “en las sombras” y “a espaldas” de su cliente desde meses antes de imputarlo.

Pachelo postergó en dos oportunidades su indagatoria ya que primero había sido citado para el 17 de octubre, pero no se pudo realizar porque su abogado estaba de viaje en el exterior, y luego lo citaron para el 3 de noviembre pero su defensa presentó la nulidad y los fiscales cambiaron la fecha.

FOJA CERO

Los nuevos fiscales fueron destinados a investigar el caso desde la foja 1 cuando, en diciembre de 2016, el Tribunal de Casación absolvió al viudo Carlos Carrascosa y se les encomendó determinar si había algún nuevo sospechoso antes de que el 27 de octubre -cuando se cumplieron 15 años del crimen- prescribiera la causa.

Tras nueve meses de trabajo y el análisis de los 42 cuerpos que actualmente tiene la causa, Quintana y Domínguez citaron a indagatoria a Pachelo y a Dávalos Cornejo como sospechosos de haber participado del crimen.

Los fiscales tienen sospechas de que el entonces matrimonio estaba adentro del country Carmel al momento del crimen y que la hipótesis que apuntaba al vecino sospechoso por sus antecedentes de robos no fue investigada como era debido por el fiscal original del caso, Diego Molina Pico.

El robo de un cofre metálico de la asociación benéfica “Amigos del Pilar” que María Marta guardaba en su casa con dinero en efectivo, tres chequeras y la llave de una caja de seguridad, es el posible móvil del crimen para los nuevos investigadores.

También fueron citados a indagatoria cinco ex vigiladores que trabajaban en Carmel al momento del crimen.

Una de las claves de las sospechas en torno a Pachelo y Dávalos consiste en el horario del crimen, ya que a raíz de una declaración del forense que hizo la autopsia, Héctor Moreyra, se estableció las 18.30 como el horario del hecho y no más cerca de las 19, que era la hora estipulada por el fiscal Molina Pico.

De acuerdo con los videos de seguridad del Carmel, ese día, Pachelo regresó de jugar al fútbol en un torneo intercountries a las 17.34 en su Ford Ranger y a las 18.59 -29 minutos después del crimen-, se retiró por la salida de las visitas, con un Fiat Siena acompañado de su hijo mayor, y volvió al country a las 0.49 de la madrugada siguiente con ese mismo auto.

Los fiscales también tomaron en cuenta las declaraciones de tres testigos que afirmaron haberse cruzado con María Marta y haber visto a Pachelo trotar cerca de ella en los instantes previos a que llegue a su casa y sea asesinada.

También se analizaron los llamados telefónicos que hizo Pachelo desde que salió de Carmel hasta que llegó a Capital Federal, donde según la coartada que dio cuando declaró como testigo, fue con uno de sus hijos y su madre a un shopping y luego esperó que su mujer regresara de un recital de Diego Torres para volver al country.

De acuerdo a los criminalistas, el autor material del crimen de María Marta tuvo que salir manchado de sangre y ese dato los fiscales lo unieron a una declaración que existe en el expediente del periodista Jorge Lanata respecto a que Pachelo le reconoció que la tarde del crimen había lavado su ropa.

Además, hay testigos de una cafetería de una estación de servicio de Pilar que declararon que a pocas horas de la muerte de María Marta, lo escucharon a Pachelo preguntar: “Che, ¿saben algo de la mujer que mataron en el country?”, cuando a esa altura sólo se hablaba de una muerte accidental en la bañera.

Los fiscales también revisaron la causa en la que Pachelo fue condenado por la justicia porteña y estuvo preso entre 2004 y 2006 por robarle a conocidos e, incluso, sus examigos dijeron estar convencidos de que había sido el autor intelectual de un robo contra la familia del expresidente Fernando de la Rúa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico