Hubo barrios que recién tuvieron agua pasadas las 21

El corte que inicialmente se había proyectado solo para el sábado tuvo que extenderse, para solucionar una nueva rotura, hasta el domingo pero en la práctica varios barrios de la ciudad estuvieron sin agua durante tres días ya que por problemas de presión a las viviendas recién comenzaba a llegar a las 21 de ayer.

 El gerente de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL), Raúl Chicala, indicó ayer, tanto a la mañana como a la tarde, que técnicamente el corte ya estaba resuelto porque todo el operativo de llenado y distribución de agua se había puesto en marcha, como estaba previsto, desde el primer minuto del lunes.

Pese al anuncio y su confirmación, en varios barrios el agua no había llegado hasta el cierre de esta edición. Ante una nueva consulta, Chicala reiteró a Radio Del Mar que técnicamente el corte había terminado y que lo que se estaba produciendo era una conjunción de un problema de presión y el consumo abrupto en los primeros barrios en los que el agua había comenzado luego de dos días de sequía.

Chicala indicó que “faltan presurizarse algunos barrios. La redistribución está completa. Faltará un poco de presión, pero supongo que en el transcurso de estas horas se estará normalizando todo”, y resaltó que el problema en la normalización se debió a que “han quedado vacíos varios tanques y esto retrasa la presurización a otros barrios”.

La proyección hacia el fin de semana, teniendo en cuenta que se habla del regreso del calor para el jueves, indicaría que no debería realizarse un nuevo corte antes del ya habitual del sábado, aunque con la lógica salvedad de tener que vivir, día a día, para ir viendo en la práctica la evolución de las reservas y del consumo.

EN RADA TILLY IGUAL

En función de las reservas propias, el servicio se había normalizado en Rada Tilly a primera hora de ayer pero, también por problemas de presión, el agua dejó de llegar a la zona norte, Solares del Marqués y El Mirador, sectores donde faltó entre las 15 y las 21.

Desde la SCPL se indicó a Diario Patagónico que a la villa ya se había derivado el agua necesaria, incluso en mayor proporción. El dato fue confirmado por Cooagua que, a través de Alberto Liñeiro, señaló a este medio que el problema se generó por la falta de presión que impidió la alimentación de la subreserva de 500 que abastece a los sectores mencionados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico