Hugo Puntano: "Ferro pegó un salto de calidad"

Fue un trabajo de hormiga con muchas piedras en el camino, como cuando perdieron el campeonato en su cancha. Sin embargo, el DT junto a Gabriel Coyopay siguieron apostando a la "maquinita de Km 5" que logró el ascenso por la promoción.

Hugo Puntano no tiene muchos campeonatos como entrenador. Pero sí está curtido y conoce qué es el descenso, qué es el ascenso y qué es volver a construir un proceso para que la satisfacción de darlo todo quede dentro del campo de juego. Tanto de jugadores como del cuerpo técnico.

Este domingo, Ferrocarril del Estado le ganó el partido de la promoción por 2 a 1 a Florentino Ameghino y logró el ascenso que desde un principio Puntano se lo había propuesto por motus propio.

“Ferro pegó un salto de calidad en lo deportivo, ahora resta acompañar ese proceso desde otras aristas como la infraestructura y poder contar con el césped sintético. Lo que sucedió ayer es muy apreciado. Porque en su momento, cuando me llamó la dirigencia del club, tras idas y vueltas, era para que el equipo promedie la tabla. Y para mí venir a dirigir a Ferro era para buscar el ascenso”, comentó a El Patagónico el DT.

Lo que llegó fue la pandemia, y Hugo –siempre con “Coyo” como incondicional compañero de aventuras- pusieron mano a la obra para armar el equipo.

“Rastreamos en dónde andaba cada jugador, incluso había uno en Paraguay, y nos fuimos armando. Luego sumamos seis refuerzos, donde fue importante el ‘ojo atento’ de Coyo. En definitiva, fue un trabajo de hormiga y personalizado, había que armar un ‘tanque de guerra’ porque los favoritos eran otros, y con otra infraestructura. En ese armado y entre fiestas, nos dimos cuenta de la necesidad de contar con un 9 y un 5, porque mi hijo iba a dejar de jugar. A eso sumale el empuje de los chicos del barrio. Ello nos ayudó a jugar una liguilla muy dura. Pero nosotros ya veníamos jugando finales desde el 15 de enero”, acotó para describir el espíritu de la maquinita.

En ese derrotero, Ferro vio ir el campeonato en su propio campo de juego, pero lejos de darse por vencidos, el equipo, el cuerpo técnico y el público redoblaron el voto de confianza.

"Ayer, la cancha estaba a pleno. Incluso por gente que sigue a Ferro desde hace 30 años, y cuando yo era jugador. Fue muy lindo lo que se generó, porque incluso con lesionados no perdimos el objetivo, ante un rival como el CAFA que jugó muy bien”, se sinceró.

Con el pitazo final llegó el desahogo. Y ese voto incondicional de los jugadores para con el cuerpo técnico. Puntano les había dicho a los suyos “yo no hago magia”. Y esperó que esa apuesta por sus dirigidos sea recíproca y lo fue.

A la algarabía, se le sumó un intento de ‘pelar’ la cabellera del DT, quien había prometido cortarse las puntas. La rotura de la parte plástica de la máquina eléctrica hizo que solo un mechón quede como testigo del ascenso en la manos de los jugadores.

“El jugador aprende de chico en las inferiores. Lo más importante es que crea en vos. Yo sé que no tengo tantos campeonatos como técnico pero formé las bases para que con el aporte de los jugadores esto pudiera ser posible. Ayer festejamos hasta tarde. Mañana nos juntamos con Coyo y volvemos a ver cómo armamos el nuevo equipo, porque jugadores como Nigel Andretta deja para dedicarse a su club. Al igual que el profe Luis Luengo que quiere volver al campo de juego y deja su cargo de PEF. No fue fácil lo conseguido, pero se logró. Ahora es tiempo de volver a sentar las bases”, sentenció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico