Hugo Salas exhibió dos novelas, una invitación a la imaginación

El CEPTur fue escenario de la presentación de los libros “El derecho de las bestias” y “Hasta encontrar una salida” de Hugo Salas. El autor caletense destacó el nivel de la Feria del Libro de Comodoro Rivadavia y manifestó la decisión política de realizarla en estos momentos de crisis que atraviesa el país. “La última vez que estuve acá fue un Congreso de Literatura pero hace más de diez años. Estoy muy contento de estar acá presentando mis dos novelas. Me parece fascinante. Veo un emprendimiento de mucho trabajo y mucha dedicación. Eso es muy positivo y ojalá se repliquen en todo el país”, consideró.

En este sentido, Salas brindó detalles sobre su última novela “Hasta encontrar una salida” que da cuenta de un mundo aspiracional y sexual; lleno de culpas, traiciones, y la delicada economía de desear y ser deseado. “Mi novela trata sobre la insatisfacción en una época donde supuestamente es más fácil satisfacerse donde hay mucho menos prejuicios y por lo que supuestamente debería ser mucho más fácil estar satisfecho. Eso no ocurre y por eso surgió esta novela”, sostuvo Salas.

Además, el escritor manifestó que le interesa la literatura donde los personajes se los mira con determinada piedad. “Es muy fácil escribir una historia donde se los critica a los personajes. Es muy fácil escribir para reírse de una escritora de country y eso pasa mucho con, por ejemplo, la concepción de la clase media como todo lo malo del país. Hay ciertos conceptos fueron concebidos por profesores universitarios que viven de becas”, aseguró.

Asimismo, Salas aseveró que “disfruto mucho el proceso de escribir. Me resulta muy aburrido cuando para estoy por terminar. Después viene encontrar editores, encontrar gente que lo lea aunque para la mayoría de los escritores eso no es un problema. Luego viene el proceso de pensar que volver hacer. Escribir un libro me lleva uno o dos años y luego me tomo un año para pensar que hacer”.

“Cuando uno está escribiendo solo estoy en ese mundo maravilloso que para mí existe. Durante ese tiempo estoy muy concentrado en eso y estoy atento a ciertos momentos como decirle al lector ‘acá vas a llorar’ o ‘acá te vas a amargar’. Me preocupo porque prácticamente hay cada vez menos lectores porque hay otra relación con el libro. Porque se corrieron muchas cosas. Se corrió todo el mundo y por eso trato de escribir y que a la gente le interese lo que escriba”, destacó.