Identificaron a una mujer que se comunicaba con Valverdi y le secuestraron pesos y dólares

La Brigada de Investigaciones, a partir de la autorización solicitada a la Justicia por la fiscal Camila Banfi, allanó dos viviendas en la tarde de ayer. Fue con el objetivo de secuestrar elementos importantes para la causa en la que se investiga el asesinato del trabajador metalúrgico Antonio Valverdi, que fue hallado el martes a la tarde con dos disparos en su cuerpo en el interior de su vivienda en el barrio Laprida. En la casa de la víctima faltaba dinero de un trabajo que había cobrado hace poco. Sospechan que podría tratarse de los pesos y dólares incautados a la mujer demorada ayer.

La Brigada de Investigaciones de la Policía de Comodoro Rivadavia allanó ayer una habitación en la planta alta de un inquilinato de San Martín y pasaje Intermedio del barrio Jorge Newbery, en donde pernoctaba una mujer que mantuvo contacto hasta el sábado último con Antonio Valverdi, el metalúrgico asesinado en su casa de barrio Laprida.

El último día en que Valverdi fue visto por uno de sus compañeros de trabajo fue precisamente ese sábado. A partir de los entrecruzamientos de llamadas telefónicas se estableció que Valverdi mantuvo en contacto hasta el sábado con una mujer de nacionalidad boliviana que la familia de la víctima no conocía.

La fiscal Camila Banfi solicitó ayer al juez Jorge Odorisio dos diligencias de allanamiento que fueron autorizadas por el magistrado.

La Brigada de Investigaciones realizó esas diligencias en Kilómetro 8 y en el Jorge Newbery. Así, los efectivos comandados por los comisarios Andrés García y Pablo Lobos secuestraron tres teléfonos celulares que servirán ahora para continuar con la investigación y determinar la autoría del crimen. A la vez incautaron una suma importante de dinero: 98 mil pesos argentinos y más de 2 mil dólares. . Según García “tendría relación con los faltantes del dinero de Valverdi”.

La Brigada de Investigaciones estableció el domicilio de la mujer que residía en Kilómetro 8 y logró determinar que estaba viviendo ahora en una habitación del Newbery en donde encontraron “la importante cantidad de dinero, que si es de su propiedad deberá justificar”, afirmó García.

La sospechosa fue llevada en calidad de demorada a la Oficina de Identificaciones de la Policía en donde se le levantaron pruebas dactiloscópicas para luego compararlas con las huellas halladas en la vivienda de Valverdi.

Los teléfonos podrían arrojar nuevas informaciones mientras el Ministerio Público Fiscal continúa con la investigación. Es que hasta el momento la mujer no fue imputada. Hoy la Fiscalía junto a la Policía Científica realizarán una nueva inspección ocular en la vivienda de Valverdi, en La Habana al 500 de Laprida junto a familiares del metalúrgico que llegaron desde el norte del país.

Uno de los compañeros de Valverdi le confesó a la Policía que sabían que andaba con una mujer, pero no tenían mucha información. Desde hacía tiempo que el hombre no trabajaba los lunes en la metalúrgica y recién comenzaba la semana el martes, por lo que sus compañeros de trabajo, cuando el lunes no llegó, no sospecharon nada. Recién el martes al mediodía al no saber nada de Valverdi, comenzaron a llamarlo y al no contestarles, lo fueron a buscar a la vivienda.

En la primera visita no fueron atendidos, y cuando observaron por la ventana detenidamente entre las rejas, se dieron cuenta de que Valverdi yacía en medio de un charco de sangre en la zona de la cocina, por lo que buscaron a su hijastro para ingresar rompiendo la puerta que estaba cerrada.

Tras ese hallazgo se modificó un tanto la escena, pero Policía Científica trabajó en busca de evidencias. Los investigadores encontraron todo en su lugar, incluso teléfonos y hasta la computadora de Valverdi sobre una cama. Lo que no se halló fue un dinero que sus compañeros de trabajo señalaron que había cobrado por una obra en los últimos días. Por esa razón, se apunta a que el robo de ese dinero habría sido el móvil del crimen.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico