Ingram dice que Gómez “se está echando solo”

El diputado radical Roberto Risso también le respondió al dirigente petrolero. “Gómez está confundido, porque primero era dasnevista y ahora no”, sostuvo.

La decisión del dasnevismo de expulsar de su bloque a los diputados José Karamarko y Gustavo Muñiz -luego de que apoyaran con sus votos la aprobación del presupuesto provincial 2013-, sigue generando polémica y se actualiza día a día con el agregado de declaraciones.
Entre esas declaraciones figuran las que brindó el legislador Carlos Gómez en la edición de ayer de este diario y que merecieron algunas contestaciones y posicionamientos por parte de sus pares Roddy Ingram (PJ Modelo Chubut) y Roberto Risso (Unión Cívica Radical). A la comentada expulsión, también se sumó la decisión de Oscar Petersen de abrirse del Frente para la Victoria.
“NADA PERSONAL”
Ingram argumentó ayer que la decisión de expulsar a Karamarko y Muñiz del bloque no debe tomarse como “algo personal” sino que se trató de una clara determinación política. “En un tema clave, como es el presupuesto, que no puede tener visiones encontradas en una misma bancada. No voy a contestar lo que dijo Gómez (que también votó a favor del presupuesto y no fue expulsado), pero evidentemente él también decidió no estar más en el bloque PJ Chubut”, sostuvo.
En diálogo con Diario Patagónico, Ingram indicó que Gómez no fue expulsado junto a Muñiz y Karamarko porque “nosotros creemos que él no votó el presupuesto, como máximo se abstuvo. Ahora dice que votó a favor, pero en la sesión nadie lo vio levantando la mano”, afirmó.
En el mismo tono, el ex diputado nacional señaló: “en el bloque habíamos resuelto ser críticos con el presupuesto, que tiene muchas falencias, tanto que nadie del Frente para la Victoria lo defendió o fundamentó, y con el endeudamiento, que afortunadamente pudimos volver a comisión. Al votar de otra manera, ellos mismos demostraron que no quieren seguir en el bloque, por eso tomamos la decisión que, insisto, no es personal sino política”, reiteró.
Cuando se le recordó que Gómez sugirió que la expulsión de Karamarko y Muñiz era contradictoria si se tenía en cuenta que Ingram había apoyado a fines de 2012 la aprobación de la Ley de Hidrocarburos, éste se defendió: “son dos cosas distintas, yo apoyé el marco porque estoy convencido que Comodoro necesitaba y merece esa ley. El  presupuesto es distinto”, sostuvo.
Finalmente,  Ingram pidió a los dirigentes del gobierno y del Frente para la Victoria que “no sigan hablando de la unidad del partido, porque nosotros estamos proscriptos. En lo único que tiene razón Gómez es que somos oposición, porque no compartimos los lineamientos y las acciones de este gobierno, que se apartó de lo que prometió en las elecciones”, sentenció.

“UNA CONFUSION
QUE COMPLICA”
El presidente del bloque de la UCR, Roberto Risso, dijo a Diario Patagónico que la expulsión de Karamarko y Muñiz “es una clara muestra de la interna que habitualmente juega el peronismo, donde obviamente hay mucha confusión porque, quien antes era opositor hoy es oficialista, y viceversa. A eso se agregan los cambios que se dan, en función de aquellos que siempre se orientan la cercanía del poder”, fustigó.
“Esta interna no me importa, salvo porque está afectando el interés general. Lamentablemente, pese a que estamos en año electoral, no vemos un debate y un rumbo claro,  porque tenemos un gobernador que está también confundido y al que, creo,  debería prohibírsele ver su propaganda, porque se la cree”, puntualizó.
El ex concejal no quiso responder directamente al diputado Gómez, que ayer señaló que la oposición está conformada por ocho diputados (los seis que quedan del dasnevismo y los dos de la UCR), y que Risso se la pasaba “rosqueando” con Jerónimo García, el titular del bloque del PJ Modelo Chubut.
“Nosotros somos oposición, para eso nos eligió la gente. Como diputado tengo la obligación de hablar con todos mis pares. No veo problema alguno en dialogar y en encontrar coincidencias, lo que pasa es que Gómez está confundido, porque primero era dasnevista y ahora no, y porque además al perder la interna petrolera (elecciones en el Sindicato Petrolero), perdió su lugar en el mundo”, completó.
Para Risso, las rupturas o expulsiones son difíciles de implementar en la práctica por el reglamento interno. Así llegó a la conclusión que “Karamarko, Muñiz y no sé si Gómez quedan como en el limbo, porque no están ni en un lado ni en el otro”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico