Ingresó a una cafetería armado, comió un sándwich y se quedó dormido

Esta mañana cuando la Cafetería "Pipi Cucú", de Caleta Olivia, aún no tenía sus puertas abiertas, un individuo rompió un ventanal, ingresó para comer y terminó tendido en el suelo hasta la llegada de la policía.

Una inusual y peligrosa situación se dio en la mañana del domingo, en la cafetería "Pipí Cucú", ubicada en pleno centro de la ciudad de Caleta Olivia. Un individuo ingresó al local, en aparente estado de ebriedad, rompiendo uno de los vidrios frontales del local. Alcanzó a comer un sandwich que extrajo de la heladera y cayó dormido en una silla, cerca del pasillo que está en dirección al baño.

Esta intrusión activó la alarma del local, por lo que la empresa privada de seguridad avisó al dueño. También acudió el personal de la Seccional Primera. No obstante, al revisar las pertenencias del local, no se encontró otro daño o robo, ni siquiera de la caja registradora. El hombre fue detenido. Tenía consigo un cuchillo de 22 centímetros de largo.

El dueño del comercio, Cristian Aguirre, lamentó lo sucedido, aunque puso en valor que a esa hora no había nadie del local, seguramente otra hubiera sido la historia si este hombre armado encontraba resistencia de alguien.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico