Investigador asegura que en Caleta Córdova no se aplicaron químicos para degradar el petróleo

Se reunió ayer el Comité de Crisis municipal que preside el intendente Martín Buzzi, para analizar cómo evoluciona la situación en Caleta Córdova. Del encuentro participó el doctor en Bioquímica, Oscar Pucci, de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, quien brindó detalles técnicos acerca del estado actual de la playa.

El profesional sostuvo que el 16 de enero se hizo un primer muestreo químico y allí “vimos que las cantidades de hidrocarburos que hay en la playa varían desde 0,1 a 1,9 % en los manchones específicos y con el movimiento de las olas eso se va diluyendo, parte se va eliminando por bacterias y hoy en la mayor parte de la playa hay mucho menos de eso”.
Pucci detalló además que la próxima medición se hará en febrero, en virtud de la oscilación de las mareas, aunque estiman también medir a fines de febrero para ver cómo ha variado la composición de la zona afectada.
El bioquímico es un especialista en microbiología y aclaró que  todos los procesos que se apuran “van en contra de la vida marina”. La acotación se dio en virtud de propuestas que se conocieron de aplicar bacterias para acelerar la remediación. Brindó precisiones de la tarea realizada en el lugar y aseguró que en la playa de Caleta Córdova “no se han utilizado químicos, porque eso fue taxativamente dicho por Prefectura y Medio Ambiente de la Provincia”.
“En ningún momento permitimos eso”, recalcó el  representante de la Universidad local en relación a los químicos “porque solubiliza el petróleo y va a traer más problemas a más larga distancia del lugar del foco de contaminación”.
La zona afectada fue objeto de limpieza manual y también se retiró parte de los áridos que conformaban la playa, en virtud de la contaminación a la que habían sido expuestos. Pucci comentó en relación a esta medida que “eliminar el material de la costa en esa zona era muy positivo porque se podía tratar en un lugar fuera de la playa en un tiempo relativamente más corto”, aunque la contradicción que se presentó sobre el terreno fue que “cuando vinieron los que entienden de estabilidad de playas y costas, nos dijeron que eso no era una buena medida y por eso se suspendió”.
Ahora, pasado un tiempo prudencial, se procederá a reponer el material que se quitó de la playa. Lo que no se sabe aún es si será el mismo árido o si se utilizará el material de cantera que tenga la misma granulometría.
Pucci observó que es necesario avanzar en un proyecto para defensa de esa ribera porque “si bien todas las playas de la Patagonia están en retroceso, esa es muy emblemática y hay que ver si se puede hacer un proyecto para reforzar esa playa, pero fuera de este problema de contaminación”.

NO A LAS BACTERIAS
El profesional universitario reiteró que no coincide con el hecho de aplicar bacterias en la zona afectada,  pese a haber trabajado en el tema desde 1982 a la fecha. Relató que hay sitios donde es más factible aplicar bacterias y otros que no. En este caso sostuvo que “agregar bacterias al medio ambiente en un lugar público, puede ser muy peligroso y no es conveniente”.
Asimismo, contó que el agua de la costa tiene bacterias suficientes para degradar el petróleo, “pero lo que necesitan es tiempo; no se degrada ni en un mes ni en cinco meses, puede llevar un año, dependiendo de las condiciones”, dijo el técnico.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico