Investigan presunto secuestro de un taxista en Caleta Olivia

Un individuo de aproximadamente 27 años fue detenido por la policía en la madrugada de domingo y puesto a disposición de la justicia, dado que un taxista dijo que lo amenazó con un arma de fuego y -aunque no hizo alusión a una asalto- lo obligó a introducirse en el baúl de su auto, con el cual circuló durante casi dos horas hasta que pudo liberarse.

Caleta Olivia (agencia)

De acuerdo al testimonio que brindó el portal digital La Vanguardia Noticias, el chofer -de apellido Villacorta- narró que el llamativo hecho delictivo comenzó a gestarse poco antes de las 23 del sábado cuando fue abordado por el pasajero en la avenida Tierra del Fuego, en inmediaciones del supermercado Carrefour, y le solicitó que lo llevara hasta el microcentro, pero antes le dijo que en el trayecto iba a ascender un primo, aunque nada de ello se concretó.

Antes de llegar a destino le fue profiriendo algunas frases de tono amenazante hasta que le ordenó que se detuviera ya que él se pasaría al asiento delantero del acompañante; de lo contrario le asestaría un balazo.

Villacorta –según sus dichos- creyó ver que el sujeto portaba un arma de fuego y por ello tuvo que dirigirse hacia un bar pero como no era el que buscaba, le exigió que fuera hacia el conocido local nocturno “Mi China”, pero antes de ello le hizo dar un amplio recorrido que duró casi dos horas y en un momento le ordenó que detuviera el auto y se introdujera en el baúl, bajo amenaza de muerte.

ESCAPE Y MAS INCIDENTES

El relato de Villacorta es confuso, pero dio a entender que supo que el auto había parado frente al local nocturno cuando pudo salir del baúl (aparentemente empujando el respaldo del asiento trasero), aprovechando que su captor había ingresado a ese lugar.

Repentinamente apareció el captor (al que más tarde se lo identificaría como de apellido Insaurralde), quien quiso volver a obligarlo a introducirse en el baúl, mientras que el portero de Mi China que tenía resguardo las llaves del auto –algo insólito- les dijo que no quería peleas en ese lugar.

Como pudo, Villacorta se hizo de las llaves, arrancó el auto y avanzó en principio en retroceso, pero en cuestión de segundos el sujeto asestó una patada contra la puerta autolesionándose y luego le arrojó piedras, tras lo cual escapó a toda carrera.

El taxista dijo que él procuró seguirlo para ver hacia dónde iba, pero como Insaurralde siguió arrojándole piedras, tuvo que dar un volantazo para esquivarlas, lo que hizo que el auto chocara contra un recipiente de residuos domiciliarios.

Según su testimonio, el sujeto no pudo continuar escapando debido al golpe que le diera al auto y quedó en el suelo hasta que los vecinos llamaron a la policía, siendo alojado en un calabozo de la Comisaría Seccional Segunda.

En tanto, el juez de instrucción Gabriel Contreras tenía previsto tomarle declaración indagatoria al promediar la tarde de ayer, a fin de esclarecer este confuso episodio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico