Iris Barrionuevo cerró dos competencias de relevancia en menos de una semana

En el marco de la 93ª edición del Campeonato Argentino Master de Pista y Campo, la comodorense finalizó 5ª como debutante en los 1.500 metros. En tanto que en los 5 mil se sintió más cómoda y concluyó en el 3° puesto para acceder al podio. En Rosario, y en el marco de los Juegos Nacionales de Playa, no pudo completar el circuito de triatlón.

Dos competencias de relieve en menos de una semana, marcó la agenda deportiva de la triatleta comodorense Iris Barrionuevo, con un saldo agridulce que la deportista espera revertir en lo que se refiere a las pruebas combinadas.

El primer desafío situó a la profesora de educación física en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CeNARD), donde debutó en la 93ª edición del Campeonato Argentino Master de Pista y Campo, en las pruebas de 1500 y 5 mil metros, para lo cual se preparó con Mario Rodríguez como entrenador del Team Treno.

“En Buenos Aires me fue bien, en los 1500 metros fue una carrera muy explosiva y no me terminé de acomodar en la carrera. Arranqué tercera, y fui alternando ese puesto con la cuarta atleta y sobre el final no pude sostener y finalicé 5° en mi categoría (5.20.25). Y en los 5 mil me fue mejor, me sentí cómoda en esa distancia y planteamos la carrera de otra forma: buscando la posición final, aunque por ello no pude mejorar mí tiempo. En la pista tenía como rivales a las que salieron 1° y 2° en los 1500, así que tomaba eso como referencia. Recién en los últimos 250 metros finales hice el esfuerzo final para despegarme del resto y poder asegurar el tercer puesto con una marca de 19.57”, comentó Iris Barrionuevo a El Patagónico.

El 93° Campeonato Argentino Master de Pista y Campo finalizó el domingo 25 de noviembre. Barrionuevo tuvo tres días de recuperación, y el jueves ya estaba en viaje hacia Rosario para los III Juegos Nacionales de Playa 2018.

“En Rosario no salió nada lo planificado, en rivales había mucha juventud y muy buen nivel. Y quedé descalificada porque el agua me jugó una mala pasada, donde había que nadar una distancia de 750 metros en contra de la corriente primero, y luego en diagonal para alcanzar la boya. Después tocaba los 5k de bici y los 20K de trote. En el agua, me costó llegar a la primera boya, pero seguí. Y ya en camino a la segunda boya, la corriente me tiraba hacía afuera, y estuve a dos metros de pasarla, pero no podía pasarla por la izquierda. Estaban los fiscales ahí, y me descalificaron y no me dejaron seguir compitiendo. La verdad es un bajón enorme porque nunca me había pasado, el que no me dejen terminar la carrera. Si lo puedo contar ahora es porque ya lo reflexioné, a pesar del sabor triste, porque iba con la idea de dar lo mejor en el triatlón, que es lo que me apasiona. Pero todo es aprendizaje y espero crecer en esto también”, concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico