Javier Hernández correrá con una nueva Chevy el domingo

Luego de correr la primera fecha de la temporada del TC Comodorense con la máquina de Alejandro Macharasvili, espera poder acelerar con su propio auto, armado por Maximiliano Hussar. El piloto que transita su cuarto año en la categoría no se achica y advierte: "el objetivo es pelear el campeonato".

En el taller de Maximiliano Hussar se trabaja en varios autos del TC Comodorense, pero en las últimas horas se le ha puesto mayor empeño a la nueva Chevy de Javier Hernández con la cual, sino surge ningún inconveniente, podrá utilizar el domingo en la segunda fecha del año sobre el autódromo General San Martín.
El piloto que se inició en las camionetas sobre circuito de tierra charló con este diario y le comentó cómo surgió la posibilidad de armar un auto nuevo.
«En diciembre comenzamos a preparar un auto nuevo. Le sacamos partes a la Chevy que teníamos (era con la de Enrique Verde salió subcampeón en 2005) y le compramos accesorios nuevos. Quedó el piso nada más, le sacamos la carrocería. Hace rato que tenía ganas de armar un auto nuevo, me gustaba el desafío y lo habíamos hablado con Maximiliano Hussar, una persona en la que confío mucho por el trabajo que hace, así que estamos casi listos para sumar un nuevo auto al TC Comodorense», explicó Javier.
A tan sólo tres días de que se realiza la segunda competencia del año, la nueva Chevy de Hernández no ha salido a pista y según indica sólo restan algunos detalles que se pulen contrarreloj en el barrio Industrial.
«La semana pasada terminamos de pintarla, ya se le colocaron las pedaleras, la electricidad, los frenos están puestos y falta armar las parrillas de suspensión y el parabrisas. La idea es que el jueves (por hoy) esté en marcha para poder ponerla en pista el viernes», asegura.
En la primera carrera se presentó con la Chevy de ‘Caco’ Macharasvili, debido a que no llegó con la terminación de su nuevo coche. Le pidió prestada la máquina a Alejandro y fue protagonista hasta que en la sexta vuelta se tocó con Nazareno López en la zona del parque y le pusieron bandera negra.
«Empezamos complicados el año porque en la primera carrera terminamos excluídos, pero conformes porque trabajamos dos semanas con el auto, le pusimos mi motor y mi caja y creo que el balance es positivo. Terminamos terceros en la serie detrás de Emilio (Moratinos) y largamos quintos la final con la idea de sumar puntos para el campeonato, pero terminamos excluídos aunque no estoy muy de acuerdo. Creo que los dos tuvimos un poquito de culpa, pero la carrera en sí fue muy divertida», consideró.
«La categoría está en un momento espectacular como nunca estuvo. Comodoro Rivadavia tiene un buen parque de autos y este año se sigue sumando gente de Santa Cruz y eso sin duda le hace muy bien a la divisional. Presentar un parque tan bueno en el arranque de la temporada (25 pilotos ranqueados) es muy positivo y eso ayuda a que la gente que puede se sume. Creo que Emilio (Moratinos) con la gente que lo acompaña, están haciendo muy bien las cosas y se está tratando de dar mucha claridad en la revisación y eso es muy importante», subrayó.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico