Jones Huala atravesó una audiencia de quince minutos en Valdivia
Custodiado por cinco gendarmes y un contingente de carabineros, el lonko del Lof Cushamen fue notificado por la justicia chilena respecto los delitos que pesan en su contra. Su familia informó que desde el momento en que fue extraditado inició un huelga seca, por lo cual no ha ingerido líquidos.

Tuvieron que pasar cuatro años para que el comunero mapuche Facundo Jones Huala, quien fuera líder del grupo Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), volviera a presentarse ante un tribunal chileno. La última vez había sido en 2014, cuando era imputado por un atentado incendiario en la Región de Los Ríos. Después se produjo su fuga, la petición de extradición, su captura en el sur argentino y hasta gestiones ante la ONU pidiendo su liberación.

Ayer, finalmente, un grupo de detectives viajó hasta Argentina en un avión de la Fach para concretar su traslado a Chile. Y hoy, cerca de las once horas, Jones Huala se sentó frente a los jueces de la Corte de Apelaciones de Valdivia para ser notificado de la extradición que se había dictado en su contra. La audiencia fue breve, no duró más de 15 minutos.

El poco tiempo de esta diligencia contrastó con las medidas de seguridad que había en el lugar. Cinco gendarmes lo custodiaron en todo momento y, en el exterior del tribunal, un importante contingente de Carabineros se instaló para verificar que no ocurrieran desórdenes. El periplo judicial de Jones Huala no terminará con esta audiencia, ya que a las 14:00 de esta tarde será trasladado hasta el Tribunal de Juicio Oral de Valdivia, donde se controlará su detención.

DOS FUGAS

El caso por el cual el comunero debe enfrentar a la justicia data del 9 de enero de 2013, cuando cerca de las 23:00 tres encapuchados atentaron contra el fundo Pisu Pisué. Ahí, amarraron al cuidador y a su familia, para luego quemar la residencia.

El 30 de enero de 2013, la PDI allanó el domicilio de la machi Millaray Huichalaf Pradines, ubicado en la comunidad “El Roble”, del sector Maihue-Carimallin, en la comuna de Río Bueno. Ahí se detuvieron a seis personas, incluida la machi y Jones Huala. Además, encontraron bidones con combustibles, pasamontañas, pinturas spray, ropa con consignas mapuches, capuchas, guantes y botas tipo militar.

En la audiencia de control de detención se decretó la presión preventiva para todos estos imputados, siendo internados en el Complejo Penitenciario de Valdivia. Luego, el 30 de mayo de 2013, el Juzgado de Garantía de Río Bueno revocó la prisión preventiva de todos los comuneros cambiándolas por arresto domiciliario parcial. Fue así como el 21 de julio de 2013 Facundo Jones Huala quebrantó la medida y pasó a la clandestinidad.

Después, el 9 de agosto de ese año, el imputado se entregó a la justicia de forma voluntaria. Su ánimo de cooperar con la justicia no duró mucho, pues el 27 de octubre de 2014 volvió a huir. Esta vez por un periodo más largo, solo para ser encontrado en Argentina a mediados del año pasado detalló La Tercera.

HUELGA SECA

A través de la Red de Apoyo a Comunidades en Conflicto, en tanto se ratificó que Jones Huala se encuentra cumpliendo con una huelga seca. Esta información es de parte del Director Regional del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Federico Aguirre, y de Luis Soto Pozo, abogado que lo asistirá en su defensa. Ellos han podido visitar al Lonko el cual se encuentra firme y entero en su condición de preso político mapuche perseguido por los estados argentino y chileno.