José Poblete: apostar al proceso y a uno mismo

El comodorense de 33 años viene de competir como único chubutense en el Torneo Nacional de levantamiento y traslado de pesas del StrongmanWoman que se desarrolló en Salta, donde quedó 2° en su categoría. Si bien se reconoce pasional, está convencido que solo el trabajo sostenido en el tiempo son las metas verdaderas.

La fuerza –que no solo es la cantidad de músculos que podes exhibir cuando vas a la playa o te compras una camisa 3 talles menos para que se note- debería ser la que todos deberían trabajar durante toda su vida. Y en todas las edades. Ese es el paradigma bajo el cual se forman las nuevas camadas de profesores de educación física y que lamentablemente el mundo de la salud no los avala como colegas.

José Poblete lo entiende así y ello lo llevó –previa venta de su bicicleta para juntar fondos- a ser del único chubutense en competir en el Torneo Nacional de levantamiento y traslado de pesas del StrongmanWoman que se desarrolló en Salta, donde quedó 2do en su categoría. Y si bien se reconoce pasional, está convencido que sólo el trabajo sostenido en el tiempo son las metas verdaderas.

Para el comodorense de 33 años, su primer acercamiento fue de niño, cuando por las pantallas de ESPN veía cómo unos “forzudos” levantaban o arrastraban autos.

“Lo vi por la tele y siempre quise hacer eso” comenta a El Patagónico. Ahí supo que quería ser. Ahí comenzó el proceso, con una idea clara.

EL PATIO TRASERO DE CASA AL

CUAL TODOS PUEDEN ACCEDER

José contó con una ventaja, su casa de la infancia está detrás del gimnasio municipal 2. En ese espacio público, abierto, gratuito y de calidad profesional hizo desde fútbol, vóley, hándbol y atletismo en 100 metros con la legendaria lanzadora de jabalina Ana María Campillay.

“Hacía todos los deportes y bailaba en el grupo de folclore que tiene mi mamá, pero más me gusto atletismo con Ana María Campillay, creo que ahí me faltó continuar. Luego seguí en el fútbol de salón como arquero de ‘La Prove’.

Con la adolescencia llegaron los gimnasios “uno tiene 15 años y va al gimnasio para verse mejor en la playa y por una cuestión estética. Pero en AlfioGym conocí al dueño que competía en fisicoculturismo y era muy pasional. Eso me marcó”.

En ese nuevo espacio, el profesor Martín Gurisich lo recibió y le dio los primeros fundamentos. Y le enseñó a confiar en los procesos, porque nada es inmediato. Luego continuó con los docentes Nadia Bravo y Pablo Vásquez.

Cuando abrió el Gabinete Metodológico en el municipal 1, allí fui porque era lo que quería de niño”, expresa.Fue ahí que comprendí lo del rendimiento deportivo que era lo que realmente le gustaba, la estética quedaba en segundo lugar, ahora era buscar un cambio con un objetivo”

Su paso por la tecnicatura en entrenamiento deportivo del Instituto 810 amplió sus conocimientos y luego inició un camino de autodidacta.

Le llegó la etapa de ser padre e insertarse en el mundo laboral. Primero en el municipio en el sector de Patrimonio haciendo mudanzas, luego en la planta asfáltica tapando baches. Tras un intervalo se fue a DirectTV y en la actualidad se desempeña en el sector de Economía municipal.

Desde 2015 se capacita y entrena a sus amigos en el quincho de su casa. Mientras anhela tener su propio emprendimiento.

El trabajo de fuerza en sus amigos con diversas patologías y cómo ellos evolucionaron (los que no abandonaron, recalca) lo convenció a estudiarmás.

EL STRONGMAN WOMAN

Una de las tantas capacitaciones autogestionadas en Buenos Aires lo llevó a conocer a Daniel “Negro” Pons el Strongman más condecorado del país y uno de los más importantes del continente sobre sus logros, rutina, actualidad y las complicaciones que trajo la pandemia.

“Conocé al hombre más fuerte de la Argentina: los secretos para ser un Strongman de élite”, consigna la nota a Pons que le realizó el 10 de mayo de este año Ámbito Financiero.

José conoció el lado capacitador de Pons, y este último vio que había buena madera en la Patagonia. Y que Poblete ya estaba para un desafío nacional y promover los juegos deportivos en la Patagonia.

“Fue una sorpresa llegar a casa y al poco tiempo recibir una invitación para ser parte del Torneo StrongmanWomanamateur pero que era clasificatorio para otras instancias”, describe.

En el caso de Poblete, salió 2do en su categoría (hasta 85 kg) con pruebas por tiempo, por ejemplo la cantidad de ejecuciones durante un minuto o el traslado con peso de un lugar a otro como la caminata del granjero, con implementos no convencionales.

Para la pre competencia, José salió a buscar sponsors y ello se tradujo desde la parte privada –Caño Sur, Meseta, Kimura Suplementos, Frigorífico de la Patagonia y Viento Sur- hasta quienes aportaron su oficio, como el soldador Gabriel Leiva que le hizo las barras para entrenar.

Tras su paso con un segundo puesto. José se sigue perfeccionando para entrenar personas. Siempre apuntando a lo natural, sin esteroides y cuestiones químicas de por medio.

Sabe que el camino no es fácil, que son procesos largos los que trabajan la fuerza y los cambios no están “a simple vista” en lo inmediato.

Como sea, él busca que las personas sumen calidad de vida. Y ello no solo implica hacer ejercicio, sino comer bien y descansar bien. Por ello, cada persona es una complejidad en sí misma, y cada una sabe si tiene o no la convicción para lograr un cambio en sus vidas.

Por lo pronto, a Poblete aún no se le dio por andar levantando autos como los que veía en su infancia por la televisión. Hoy cambió la tv por las redes y a través de su Instagram (jopo_2021) intenta hacer escuela en la Patagonia y seguir a aquellos (cómo Daniel Pons) que se toman en serio entrenar. Y apostar al proceso (y a uno mismo).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico